Exclusivo Suscriptores

Comprometen apoyo provincial para obras grandes de Bariloche

Para las autoridades de Río Negro las tareas en la terminal y la ampliación del hospital zonal "están aseguradas". Ambas cuentan con financiamiento compartido con el gobierno nacional.

El tembladeral que afecta la ejecución de la obra pública a nivel nacional hizo por ahora una excepción en Bariloche, donde la construcción de la nueva terminal de ómnibus y la ampliación del hospital zonal tienen la continuidad asegurada, según lo afirmó el ministro rionegrino de esa cartera, Alejandro Echarren.

Las dos obras en marcha tienen financiamiento compartido entre provincia y Nación, con presupuestos multimillonarios, que las ubican como los proyectos más grandes en esta ciudad y también en la provincia, reconoció Echarren. La empresa contratista en ambos casos es Mocciola SA, que lleva al menos dos meses de conflicto con su personal, por reclamos desatendidos en relación con las liquidaciones salariales.

Hubo varias medidas de fuerza dispuestas por la Uocra y a fines de diciembre los obreros (unos 70) renunciaron en forma masiva y los trabajos quedaron paralizados. Pero ahora el hospital volvió a tomar ritmo, aseguró el funcionario provincial, con plantel nuevo y varios obreros renunciantes que se reincorporaron a las tareas.

Echarren señaló que en la terminal que se construye en calle Esandi hay un proceso similar, pero está demorado y esta semana hubo solo «trabajos muy menores».

Según el funcionario, lo más complejo a esta altura es mantener el flujo de fondos para que ambos proyectos no queden truncos. Aseguró que la provincia va a garantizar la continuidad, tanto del hospital como de la terminal, y que hay una indicación expresa en ese sentido del gobernador Alberto Weretlineck.

Dijo que ese objetivo se torna cada vez más complicado porque el compromiso de Nación para asegurar el flujo de fondos no es el mismo que el del Estado provincial, incluso desde antes del recambio de gobierno.

Explicó que en la terminal había un compromiso de costear la obra en una sociedad de «50 y 50», es decir mitad la Nación y mitad la provincia. Pero el gobierno nacional solo efectuó un desembolso 279 millones de pesos y el segundo está demorado desde hace cuatro meses.

Estamos viendo con la empresa pero la obra va a seguir aunque terminemos financiándola en una proporción de 90 y 10″.

Alejandro Echarren, ministro de Obras Públicas de Río Negro.

Señaló también que la Nación no tiene un sistema de redeterminación de precios automática, como sí aplica la provincia, de modo que actualmente la inversión en la terminal ya no es en modalidad «50 y 50», sino que pasó a ser 76,4% de la provincia y 23,5% del Estado nacional.

Según Echarren, Río Negro ya lleva aplicados a esa obra 908 millones de pesos y «una parte» de esos fondos, que no cuantificó, provienen del canon que paga el Casino y que se comprometió a pagar la terminal de Bariloche cuando se renovó la concesión. El resto sale de «rentas generales».

El avance de obra en la terminal que reemplazará a la actual -y que desde hace años quedó chica- es del 32,3%, según precisó el ministro. «Estamos viendo cómo resolvemos el tema con la empresa, pero la obra va a seguir, aunque terminemos financiándola en una proporción de 90 y 10», afirmó.


El hospital está en la recta final, pero falta el equipamiento


Sobre el hospital Ramón Carrillo, Echarren dijo que también comenzó con un esquema de 50% a cargo de la provincia y el otro 50% que aportaba Nación, pero ese compromiso mixto no tardó en tornarse desigual.

En la ampliación del centro de salud las actualizaciones asimétricas llevaron a que Río Negro se haga cargo del 84,3% de la inversión desplegada hasta hoy.

La provincia lleva desembolsados 3.955 millones de pesos y los trabajos están en su fase final, con un avance del 84%. Dijo que en este proyecto el sistema es distinto y Nación paga contra certificaciones. Actualmente adeuda tres rendiciones.

«Estamos en ese punto, reviendo los planes de trabajo y a la espera de encontrar interlocutores en Nación, que desde el cambio de gobierno tiene designaciones pendientes y no envió más señales», aseguró Echarren.

Dijo que la obra del hospital barilochense es prioridad para la provincia, pero no se trata solo de terminar con la parte edilicia, que comprende 11.000 metros cuadrados, sino de garantizar «los nexos de servicios», que deben acordarse con la CEB y con Camuzzi, y luego sumar el equipamiento, para lo cual existen problemas porque se trata de material con precios dolarizados y según Echarren «nadie cotiza».

Señaló como ejemplo el hospital nuevo e Ramos Mexía, que está terminado pero sin equipar.


Comentarios