Video: se inundó la sala de Maternidad del hospital de Bariloche

Los trabajadores cuentan que, producto de las lluvias, cayó parte del techo de una de las salas. El agua llegó a un tablero de electricidad y saltó la térmica.

Las intensas lluvias de los últimos días afectaron la sala de Maternidad del hospital Ramón Carrillo en Bariloche que debió cerrar el área y trasladar a las mujeres en trabajo de parto a los centros privados.

«Mi señora estaba acostada en la cama 4, en labor de parto, y de pronto empezó a llover. La tuvieron que trasladar a la cama de al lado. A los pocos minutos, un tablero de electricidad empezó a chorrear agua, saltó la térmica y la tuvieron que trasladar a otra habitación«, denunció Isaías Abel Flores, a través de un video que se difundió por las redes sociales, desde el área de Maternidad inundada por completo.

«Es una vergüenza -continuó el hombre, indignado-. Le pedimos al intendente y al gobernador una solución para el hospital que es para todos. No puede ser que un hospital funcione en estas condiciones«.

La Sala de Maternidad cuenta con dos áreas: una sala con 15 camas destinada a las puérperas y sus bebés y, otra sala de internación para embarazos de alto riesgo que dispone de siete camas.

«En esa sala empezó a lloverse el techo. Caía agua arriba de una cama y se cayó un pedacito de techo. Después, se ve que entró agua al tablero de electricidad, hizo un chispazo, un corto y se cerró esa sala», relató una trabajadora del área.

Dijo que, de las tres salas de parto, una de ellas estaba completamente inundada. «Sin enfermería de Neo que estaba en medio de los reclamos, tampoco podíamos atender. Más allá del reclamo de los trabajadores de la salud, decidimos cerrar la Maternidad por motivos edilicios«, explicó la trabajadora, al tiempo que contó que unos meses atrás, un pedazo de techo cayó en la sala donde se realizan ecografías de guardia. «Diez minutos antes, una médica estaba con una embarazada. Por supuesto que comentó el caso con preocupación, pero hicieron un arreglo así nomás. La siguiente lluvia fue ésta última», comentó.

Advirtió también sobre la escasez de insumos y medicamentos, como Ibuprofeno, Kketorolac, hierro, tiras reactivas, Paracetamol, antibioticos vía oral, Optamox, Amoxicilina, Cefalexina, Azitromicina, Metronidazol, Lidocaína al 1%, agua oxigenada y hasta guantes estériles. «Los médicos operan con guantes dos talles más grandes. Con eso manipulan elementos cortopunzantes. Pero operan igual, si no hay que cerrar la maternidad. Aparte de los sueldos miserables, trabajamos en estas condiciones», indicó.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora