Teatro: viaje unipersonal al interior de «Sibilinas»

La compañía TransHumanTheatre presenta su ciclo de ocho unipersonales, cada domingo de septiembre, en Te.Ne.As. Entrevista con Sofy Ávila, directora y creadora del proyecto.

Sibilina, misteriosa porque parece que encierra un secreto importante o que puede tener varios significados ocultos. ¿Qué secretos o significados ocultos encerrarán los unipersonales desarrolladas por TransHuman Theatre como para que el ciclo se llame así, “Sibilinas”?
Desde esta noche y cada domingo de septiembre, la compañía creada por Sofy Ávila pondrá en escena ocho piezas breves en Te.Ne.As. (ver aparte), de a dos por función, bajo el nombre “Sibilinas”, un proyecto de realización teatral surgido a partir del encierro, literal y metafórico, generado por la pandemia del coronavirus. Un modo express de regresar a los escenarios.


“Para hablar de Sibilinas, que es nuestro último proyecto, tenemos que hablar de 2020 y la pandemia”, dice Sofy Ávila en un diálogo con Río Negro. “A comienzos del año pasado teníamos unos diez proyectos para esa temporada, pero en marzo se cayó todo. Se interrumpieron todas las posibilidades de producir. Fue muy desalentador en lo personal, pero nos dio la posibilidad de estar muchos meses pensando. Nos atrincheramos, nos guardamos y pensamos, marzo, abril, mayo, junio (risas). Hasta que, en diciembre, se nos ocurrió trabajar sobre un formato unipersonal. Hice una convocatoria para hacer un taller de producción de unipersonales en formato breve con rápida salida a escena. Y en este formato encontramos la manera de poder gestionar obras, crearlas y salir rápido a escena bajo los protocolos exigidos”.
Las ocho obras conforman este ciclo cuentan lo que le pasó y le pasa a cada una de las actrices que protagonizan los unipersonales. Son textos que tienen mucho de lo que sucedió cotidianamente a las personas en pandemia, pero con la mirada puesta en otro lado. “Ninguna obra habla explícitamente de la pandemia”, advierte Sofy, quien trabajó en la dirección de todas ellas, “pero sí se entiende que lo que están viviendo los cuerpos de las actrices tiene que ver con la experiencia de vida en pandemia”.

Sofy Ávila, directora teatral y creadora de la compañía TranHuman Theatre.


Aunque no haya un hilo narrativo que las integre, las obras que forman parte de Sibilinas conforman una estética visual y escénica que las relacionan con el expresionismo alemán o el cine de Luis Buñuel, un trabajo sobre los cuerpos y las palabras que, de algún modo, dan forma a cierto universo ficcional alrededor de TransHumanTheatre, aunque su creadora reconozca que tal universo aún no está del todo resuelto, sino que se trata de una búsqueda inacabada y a la vez incesante. “No hay una conexión directa entre las obras, pero sí en términos de personajes, nombres, músicas, iluminación que si ves todas las obras encontrás cierta conexión”.
“Las estéticas están muy vinculadas a las inquietudes individuales y singulares de quienes van a trabajar”, sostiene Sofy. “El foco siempre está puesto en la grupalidad, en cierta ética en cuanto al compromiso por el trabajo. Abordar individualmente qué es lo que quieren trabajar quienes se suman al elenco. Se va dando una mezcla entre la dirección, las puestas en escena y las dramaturgias, pero no hay una conceptualización concreta de lo estético, es más bien una búsqueda quizás, una forma de expresarnos. Nos gusta mucho inventar, abrimos las puertas a las ideas de las personas. Somos un popurri de propuestas”.

Domingo 12: Stella Maris Seleme y Rayén Calfú.


Es momento de regresar a aquella definición de sibilina. Decíamos de ella que se trataba de algo misterioso porque parece que encierra un secreto importante o que puede tener varios significados ocultos y nos preguntábamos que secretos y misterios ocultabas las obras en cuestión. Para saberlo habrá que ir al teatro. Lo que sí sabemos ahora es el modo en que esos secretos y misterios son construidos por la dramaturgia de TransHuman Theatre.
“Me gusta mucho el juego con las palabras, sus significados. Me gusta investigar en los diccionarios, leer y robar conceptos, inventar sentidos”, cuenta la directora. Y basta con ver los nombres de las obras para dar cuenta de ello. Por caso, “Tablajería Atinente”, Obtura Repulgue”, “Glabra Incandescencia” o “Seísmos Chorreantes”, que bien pudo ser el nombre de una pintura surrealista.
“Las obras siempre nos quieren decir algo que no está en el primer plano, algo que subyace y que está más allá de la literalidad de las palabras, está en el cuerpo, en la escena, en lo que le sucede a cada personaje, a cada actriz y que tiene que ver con lo múltiple del teatro y la multiplicidad del lenguaje que utiliza. Que no es solo lo que se dice sino cómo se lo dice, qué emociones atraviesa, como maneja la ironía y muchos matices que cada actriz maneja en escena”, explica Sofy.
“A mí me gusta trabajar con sinónimos de cosas cotidianas. Indagar en el lenguaje coloquial para decirlo de otra manera. ‘Glabra Incandescencia’ podría ser ‘una pelada brillante’ o ‘Reminiscencias Profilácticas’ podríamos llamarla ‘me acuerdo que eras un forro’ o ‘en mis recuerdos fuiste un forro’ (risas)”.

Estreno. Lore Alberoni protagoniza «Fátima Garay», el domingo 19.


El teatro que TransHuman propone a través del ciclo Sibilinas es un teatro cuyos sentidos también están expresados a través de los cuerpos de sus actrices. Allí también están los misterios y secretos sibilinos. “Las historias románticas heterosexuales de la mujer persiguiendo al tipo ya se contó mil veces, no la contemos más; la historia de familias que tienen problemas y que se juntan los domingos también fueron contadas mil veces. Los relatos también se vuelven obsoletos y los cambios en el lenguaje tiene que modificar las formas del humor, lo que estamos queriendo decir, las trampas y los usos del lenguaje son múltiples como para poder contar muchas historias y darle lugar –y esto es muy personal y político- a nuevas identidades para que se expresen”, asume Ávila.
Dicho esto, es momento de hablar de TransHuman Theatre. Se trata de un proyecto de elenco impulsado por la propia Sofy Ávila en 2015, que tiene un objetivo y una mirada puesta en un horizonte bien concreto y es la realización de producciones teatrales. “Nuestra tarea está relacionada a la producción de obras. Teniendo en cuenta eso, es un espacio de apertura, invitación a quien quiera abordar la actuación, la dirección la iluminación, todos los aspectos escénicos del teatro”.

Los relatos también se vuelven obsoletos y los cambios en el lenguaje tiene que modificar las formas del humor, lo que estamos queriendo decir, las trampas y los usos del lenguaje son múltiples como para poder contar muchas historias y darle lugar a nuevas identidades para que se expresen”.


Sofy Ávila empezó a hacer teatro cuando uno de sus hermanos, que es titiritero, la invitó a participar de una de sus obras y desde entonces no dejó de indagar en aquello que le generó una enorme curiosidad y la movilizó hacia una búsqueda creativa. Aunque estudió algunos años en la escuela de artes dramáticos de la ciudad de Buenos Aires, considera que su formación se sostiene en el hacer. “El teatro es un espacio al que se puede acercar cualquier persona que tenga la inquietud de abordarlo y profundizarlo”, dice.
Ese hacer teatro comenzó en 2011 en diversos elencos hasta que, en 2015, comenzó a dar sus propios talleres y cayó en la cuenta que el devenir de un taller era constituir un elenco para armar obras. Así comenzó a tomar forma TransHumanTheatre, a partir de la confianza que, según ella, le tuvieron varias actrices de trabajar en conjunto. “La gravedad” fue la primera obra, con seis actrices bajo su dirección.

Domingo 26: Alejandra Sponda y Caro Matos.


El juego con las palabras, la experimentación con las sintaxis y las gramáticas, también están inscriptas en el nombre mismo de la compañía, que, en un principio se llamó NoHumanTheatre para trabajar la negación de lo humano. “En casi todas nuestras obras está en disputa lo que hace a lo humano desde un lugar crítico, la humanidad como destructora del mundo es una premisa de muchas de las obras que trabajamos”, resume Ávila.
Tiempo después, a partir de una mirada más optimista, pero sobre todo luego desde algo muy personal como fue su transición de género se decidió por TransHuman, donde la hache irrumpe mayúscula para visibilizar lo trans, “como la mutabilidad de lo humano hacia un nuevo devenir posible que irrumpa esto que nos constituye y que nos ha llevado a tanta destrucción. No hay una mirada pesimista, al contrario, se trata de sino darnos una posibilidad de resarcirnos”.
TransHuman, por último, remite a las nuevas tecnologías incorporadas al cuerpo: “Ya no hay cuerpos naturales, todos los cuerpos están intervenidos farmacológicamente o con dispositivos que los hacen funcionar; sin ir más lejos, pensemos en el teléfono celular”.

Ciclo de unipersonales «Sibilinas»

Lugar: Te.Ne.As. (Leguizamón 1701, Neuquén).
Entradas: $600 anticipadas y $700 en puerta
Funciones: domingos de septiembre a las 20:30.
Esta noche:
“Tablajería Atinente”
Escrita y actuada por
Karen Sepúlveda
“Íngrima Pomarola”
Escrita y actuada por
Amalia Arias

Domingo 12
“Glabra Incandescencia”
Escrita y actuada por
Rayén Calfú
“Reminiscencias Profilácticas” (Estreno)
Escrita y actuada por
Seleme Stella Maris

Domingo 19
“Fátima Garay” (Estreno)
Escrita y actuada por
Lore Alberoni
“Reminiscencias Profilácticas”
Escrita y actuada por
Seleme Stella Maris

Domingo 26
“Obtura Repulgue”
Escrita y actuada por
Alejandra Sponda
“Seísmos Chorreantes” (Estreno)
Escrita y actuada por
Caro Matos

TransHumans Theatre

Dirección de obras: Sofy Avila
Equipo de trabajo:
Sofy Avila
Cata Fanello
Agus Downes


Temas

Teatro

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios