Televisores con ultradefinición

Multiplica por 4 la definición del actual HD.

AP

Cada vez más grandes y hasta curvos, los nuevos televisores llamados 4 K cuestan desde 3.000 dólares.

Las pantallas de TV se vuelven cada vez más grandes, más delgadas y con más funciones. El furor lo marcó primero el 3D, luego la generación Smart con conexión a internet, y ahora, la gran estrella son los modelos con resolución 4K, que multiplica por cuatro la definición del actual HD. Para sacar provecho a sus nuevos televisores, Samsung Electronics Co., el mayor fabricante mundial del sector, está solucionando el tema de los contenidos en ultra alta definición asociándose con los servicios de videos en línea de Comcast, Netflix y Amazon. Al igual que otros fabricantes de televisores, Samsung apuesta a cuadruplicar la resolución de los televisores para tentar a los consumidores a actualizar sus actuales equipos de alta definición. El problema es que los servicios de televisión por cable y los discos Blu-ray no son compatibles con el salto de resolución de los nuevos televisores, llamados UHD, por lo que estos equipos de pantallas ultra nítidas no tienen un contenido ultra fino para proyectar. Durante una rueda de prensa en la feria electrónica CES de Las Vegas, Samsung dijo que buscará que haya contenidos en UHD (que también se conoce como 4K) a través de asociaciones con los servicios de video en línea, sin tener que pasar por la televisión por cable tradicional ni los discos de entrega a domicilio. Pero hay algo más. En la CES de Las Vegash tuvo un ataque de gigantismo, con pantallas de TV que van más allá de las 55 pulgadas, hasta superar las 100 pulgadas, en Ultra HD (UHD) y, además, con modelos curvos y también flexibles. En este caso también se destacaron las surcoreanas Samsung y LG que presentaron los modelos más grandes en ultra alta definición y también con innovaciones particulares, tales como las pantallas cóncavas, que ofrecen una experiencia de visualización similar al efecto 3D. Samsung presentó su prototipo Bendable TV, un modelo de 85 pulgadas que tiene la particularidad de contar con una pantalla flexible que pasa de plana a curva a gusto del usuario. Por su parte, LG develó su modelo de TV flexible con una pantalla OLED de 77 pulgadas que también adopta este comportamiento. Los televisores UHD de Samsung cuestan desde 3.000 dólares. (AP/AFP/DPA)


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios