Todo un líder

Los goles fueron de Fernández y Verón. Renunció Cocca.

“Somos un rastrojero. Vamos despacio, pero vamos a llegar”. Juan Sebastián Verón, el líder del líder, habla así de su propio equipo, Estudiantes, ahora único puntero del Apertura, tras ganarle a Gimnasia (2-0). Pero lo hace mirando de reojo a su próximo rival, San Lorenzo. El Falcon de Ramón. Ayer, el Pincha no necesitó jugar su mejor fútbol para vencer al Lobo. Le bastó con algunos pincelazos de Verón, el despliegue de Enzo Pérez y el generoso trabajo colectivo para superar a su clásico rival y desbancar a Vélez de la cima. El saldo negativo para Estudiantes fue la salida de Verón, quien a los 22 minutos del complemento, abandonó el campo de juego por problemas en su tobillo derecho. “Terminé muy dolorido. En una jugada tonta pisé mal y me terminé resintiendo. Veremos de que manera está el tobillo mañana (hoy), pero si no está bien no hay problemas. Acá hay un grupo y jugará el que mejor esté”, dijo. A Gimnasia, en cambio, esta nueva derrota, la quinta del torneo, además de mantenerlo en Promoción, lo dejó sin DT, ya que tras el partido se fue Diego Cocca. Estudiantes jugó a media máquina. Apretó cuando hizo falta, jugó al ritmo de Verón cuando fue necesario, y no mucho más, porque todo eso fue demasiado para este Gimnasia. El equipo de Alejandro Sabella pudo liquidar el partido en los primeros siete minutos, pero Leandro González estuvo sin puntería toda la tarde. ¿Y Gimnasia? Nada. No jugó, cuando tuvo la pelota la utilizó mal, y salvo un cabezazo de Alvaro Navarro, no generó peligro sobre el arco defendido por Agustín Orión. Los goles, el triunfo Cuando parecía que el Lobo capeaba el temporal, llegó el primer gol de Estudiantes: tiro libre frontal de Rodrigo Braña, la defensa de Gimnasia durmió, y Federico Fernández, con un preciso cabezazo, puso el 1 a 0. Nada cambió con el gol. Estudiantes manejaba todo con tranquilidad, y Gimnasia seguía inmerso en su impotencia. En ese marco, cuando ya finalizaba la primera etapa, más precisamente en el minuto 45, llegó el segundo. Verón y Alejandro Frezzotti pelearon por una pelota, cuando al ingresar al área el de Gimnasia agarró de la camiseta a la Brujita, quien se dejó caer. Néstor Pitana cobró penal, y Verón, con un tiro bajo al palo izquierdo, que le pasó por debajo del cuerpo a Sessa, marcó el 2-0. En el complemento, Diego Cocca trató de revertir en algo la situación y por eso puso tres delanteros. Pero todo se quedó en una simple intención, porque careció de ideas para llegar al arco de Orión. Lo del Lobo fueron apenas tiros desde afuera, los cuales ni siquiera le acertaron al arco. Estudiantes, mientras tanto, se mantuvo sereno, manejó los tiempos, la pelota y cuando pudo, trató de golpear, pero la ausencia de delanteros con oficio se lo impidió. El Pincha se quedó con el clásico número 148, festejó, se burló de los ausentes -por decisión de Seguridad- hinchas de Gimnasia, y se trepó, en soledad, a la punta del campeonato.

fútbol de afa


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios