Turismo religioso internacional y sostenible





Andrea Isabel Marín Julio Isidro Pérez *

Recientemente se celebró el XI Congreso Internacional de Turismo Religioso y Sostenible, en la ciudad de Guarapuava –que este año cumple doscientos años- en el estado de Paraná, al sur de Brasil.


Ese lugar se encuentra en el trayecto entre Curitiba y las cataratas del Iguazú.
Medio millar de personas trataron diversos temas, como la importancia de los santuarios marianos de la Virgen de la Aparecida, Patrona de Brasil, donde llegan anualmente trece millones de peregrinos o la de Fátima, Patrona de Portugal, con siete millones.


Durante las deliberaciones hubo una mesa redonda interreligiosa, con participantes católicos, evangélicos, musulmanes, budistas, entre otras.
Se conversó sobre la Ruta de los Jesuitas, por Paraguay, Uruguay, Argentina y Brasil.


Otros temarios estuvieron referidos a las religiones afrobrasileñas; el marketing del turismo religioso; el Camino de Santiago, como una vía espiritual universal.


El español Francisco Rivero –un reconocido doctor en turismo y licenciado en periodismo, quien preside el Skal Internacional de Madrid, tuvo a su cargo una interesante exposición sobre los medios de comunicación y el turismo religioso.


Recordó conceptos de un reciente secretario general de la organización Mundial de Turismo, el jordano Taleb Rifai, quien manifestó que “el turismo religioso es un poderoso instrumento de sensibilización respecto a nuestra responsabilidad compartida de salvaguardar este patrimonio perdurable, y un factor clave para la paz, que fomenta la tolerancia y el entendimiento entre visitantes y comunidades receptoras, en una amalgama de credos diferentes”.


Para este especialista los mencionados encuentros son importantes y destaco que el próximo congreso tendrá lugar, en marzo de 2020 en Río de Janeiro, contemplándose el mismo año otro encuentro similar, en Pamplona, España.


Según la Organización Mundial del Turismo, más de trescientos millones de turistas visitan cada año los sitios religiosos más importantes del mundo.
A los sitios del patrimonio religioso nacional e internacional, se los considera claves, ya que no solo impulsan el turismo internacional y el crecimiento económico, sino que ofrecen un lugar de encuentro para visitantes y comunidades receptoras y contribuyen de manera vital a la tolerancia, al respeto y al entendimiento de diferentes culturas.


Los turistas al considerar sus viajes, entre sus motivaciones se encuentran las de visitar lugares culturales y religiosos. El turismo religioso permite dinamizar la actividad económica y conservar esa riqueza patrimonial.
En la Patagonia argentina hay centros relevantes, que concentran la presencia de los visitantes religiosos.


En la provincia de Neuquén se destaca el parque temático Vía Christi (Camino de Cristo) ubicado en Junín de los Andes, donde se recuerda momentos destacados de Jesucristo y donde en veintitrés estaciones, se conjugan elementos de la tradición católica y mapuche.


Permite dinamizar la actividad económica y conservar esa riqueza patrimonial. En la Patagonia hay varios centros relevantes, que concentran la presencia de los visitantes.



En la misma localidad cordillerana hay una iglesia -Virgen de las Nieves- donde se venera a la beata Laura Vicuña, quien desde pequeña llego al lugar -desde Chile- con su madre y a quien se le adjudican acciones milagrosas que la acercan a la santidad católica.


En el paraje San Ignacio, a unos sesenta kilómetros de Junín de los Andes, se construyó un Cultrun gigante, allí se depositaron y se veneran los restos del beato Ceferino Namuncura, custodiado por sus descendientes mapuches.


Por otra parte, en la localidad rionegrina de Chimpay se recuerda el nacimiento de Ceferino Namuncurá, que el 26 de agosto de cada año, fecha de su nacimiento, convoca a multitud de personas.
En Viedma, se conserva un riquísimo patrimonio histórico, cultural y religioso, referidos a la evangelización salesiana.


En el casco histórico se encuentra -aguardando su restauración- el aula en el colegio Don Bosco, donde estudio Ceferino.
También es motivo del interés de los visitantes la capilla, en la capital rionegrina, donde están los restos del beato Artemio Zatti, quien desarrollo una ejemplar vida como enfermero en dicho lugar, visitando a los enfermos y utilizando como transporte su bicicleta.


(*) Licenciada y experto en Turismo.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Turismo religioso internacional y sostenible