Último revés judicial para el médico Paita

La Corte Suprema de la Nación le confirmó la condena a tres años de prisión efectiva por usar recursos del hospital de Roca para practicar abortos. Igualmente no irá preso.

Archivo

La Corte Suprema de Justicia de la Nación confirmó la condena a tres años de prisión efectiva e inhabilitación absoluta y perpetua que había dictado la justicia rionegrina contra el ginecólogo roquense Alberto Paita por el delito de peculado. Por cuestiones formales, el máximo organismo judicial del país le rechazó a la defensa el recurso extraordinario y ratificó el fallo que en diciembre pasado había dictado la Cámara Criminal Primera de Roca. Pese al revés judicial, el médico no irá preso, puesto que en junio pasado el tribunal roquense le concedió la libertad condicional. El argumento del beneficio fue que Paita, durante el dilatado proceso judicial que demandó más de 10 años, había pasado casi un año y cinco meses en prisión preventiva, tiempo que se compensó con la condena y lo dejó en condiciones de acceder a la libertad anticipada. Paita fue condenado por utilizar recursos del hospital Francisco López Lima para realizar abortos en forma clandestina, con el consentimiento y pago previo de las respectivas mujeres. Se demostró que en el año 2001 aprovechó en beneficio propio bienes y servicios de Salud Pública al menos en tres oportunidades, valiéndose de instrumental, fármacos y personal del hospital para intervenir a las pacientes con las que previamente había acordado una simulación de complicaciones en los embarazos para ingresarlas al nosocomio. La Corte, mediante una acordada que llevó las firmas de los jueces Ricardo Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco, Enrique Petracchi y Juan Carlos Maqueda, rechazó el planteo que había formulado en su momento el primer abogado de Paita, Eves Tejeda, por razones “formales”, informó la agencia DyN. A pesar de ello, el médico podrá seguir en libertad en la medida que respete las pautas de conducta que le impuso la Cámara Primera al darle la condicional y quedará definitivamente en libertad en diciembre de 2013. También podrá seguir ejerciendo la medicina en forma particular, porque la inhabilitación que le impuso la justicia roquense fue acotada al trabajo en el ámbito público. Desde la denuncia hasta enero de 2005 Paita estuvo prófugo. Fue recapturado en Cervantes pero por un error judicial enseguida fue dejado en libertad y lo citaron para que se presente el lunes siguiente. Entonces volvió a fugarse y recién en julio de 2008 fue ubicado nuevamente. Estaba en el barrio porteño de Flores, donde ejercía la medicina. En noviembre de 2009 fue juzgado y absuelto por la Cámara Primera, que consideró prescriptos los delitos, pero ante un recurso de casación el Superior Tribunal de Justicia ordenó que sea condenado.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios