Un muelle que valoriza la comunicación fluvial

Modernizaron el del río Negro, en Patagones. Mejora el servicio de lanchas entre la ciudad y Viedma.

Pablo Leguizamón

Carmen de Patagones

CARMEN DE PATAGONES (AV)- Aun cuando los sistemas de transporte modernos representan un importante factor de modificación, el Municipio redobló esfuerzos para que con la nueva obra de reparación y conservación del muelle siga cobrando auge el servicio de lanchas de pasajeros entre esta ciudad y Viedma. El nuevo apostadero, denominado “Muelle nacional”, quedó recientemente habilitado como para mejorar el acceso a nivel de la línea de caudal del río Negro a las embarcaciones lanchas que prestan ese servicio. Allí, se colocó un nuevo pontón, que junto a una pasarela le otorgan una mayor capacidad operativa y condiciones más seguras. La habilitación es provisoria mientras se continúa trabajando en la iluminación, barandas, la construcción de una nueva cabina y los pisos del muelle. La inversión del Programa Nacional “Más cerca” fue de 1,8 millones de pesos. La mencionada estación fluvial tiene un significativo nexo con la historia lugareña. “Es el símbolo” de la historia de ambas ciudades, destaca el historiador Jorge Bustos, también director del Museo Regional Ema Nozzi. Es que junto al “Mihanovich” emplazado asimismo sobre la margen norte del río, muestra una época de prosperidad económica para la comarca. Patagones –con sus puertos– constituía en los siglos pasados un centro comercial y de servicios de los territorios australes y valles rionegrinos. Desde allí, se manejaban operaciones de importación y exportación de productos ganaderos y cerealeros. Según el historiador, el “Muelle Nacional” es “el más viejo de los dos”. Cuando Francisco de Viedma decidió mudar el poblado primitivo del asentamiento Sur en 1779, fue a parar a ese lugar, donde hoy amarran las lanchas de pasajeros. Bustos recuerda que “en principio era una especie de planchada con maderas mal puestas” pero “la primera vez que tomó envergadura fue hacia la década de entre 1860 y 1870 con la proliferación de ‘saladeros’ y por la acción de la firma Aguirre y Murga fue mejorado ya que había que exportar cueros y carnes saladas. Agregó que en 1922 “tuvo otro salto con un nuevo mejoramiento”. Ahora, la Municipalidad tomó la posta y dispuso su total reciclado copiando una infraestructura de acceso similar al que tiene el muelle de lanchas de Viedma. Al lado del “Nacional”, el “Mihanovich” sólo reviste una función turística ya que muchos de los visitantes suelen recorrerlo para llevarse un recuerdo fotográfico de ambas márgenes. Este fue construido en 1907 para operaciones de carga y descarga. Sin embargo cuando a mediados del siglo XX la actividad portuaria cesó definitivamente, fue abandonado a su propia suerte sufriendo un importante deterioro. Prácticamente en ruinas, el sitio fue puesto en valor en el año 2004 con fondos aportados por la Autoridad Interjuridisccional de Cuencas, con la construcción de la pasarela y la plataforma que actualmente se está reparando. En 2002, el Municipio puso en marcha un plan para preservar y recuperar su patrimonio histórico. Desde entonces se han llevado adelante numerosas obras de restauración y puesta en valor en espacios públicos y edificaciones antiguas. (AV)

El nuevo pontón y la pasarela aumentaron la capacidad operativa del muelle.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios