Un policía tomó de rehén a su esposa en Cipolletti

El uniformado realizó disparos al aire, aunque después de tres horas se entregó.

CIPOLLETTI (AC).- Un policía rionegrino retuvo dentro de su casa a su propia esposa, que lo único que quería era abandonar al marido. La situación tuvo escenas de tensión porque con tiros al aire intentó por todos medios amedrentar a sus compañeros uniformados que intentaban convencerlo de que abandonara esa actitud Finalmente, la mujer fue liberada y el hombre, detenido.

El episodio duró más de tres horas, aunque la Brigada de Investigaciones de la policía -que intervino en la situación- logró que la mujer fuera liberada a la hora de haberse convertido en rehén de su propio marido.

El policía, cuyo apellido es Aranguren, tiene unos 27 años. Su vivienda está al parecer en Cipolletti pero la fuerza a la que pertenece dispuso que cumpliera funciones en Mencué, en la zona sur de Río Negro.

Las fuentes consultadas dijeron que el agresor no tiene un alto rango en el escalafón policial, pero no precisaron si se trata de un agente o de un cabo.

Lo que sí está establecido es que Aranguren no se presentaba a trabajar en su puesto hacía días y que esa situación no se debía a cuestiones declaradas de salud.

Todo comenzó a media mañana cuando la mujer, cuyo nombre no trascendió, fue hasta la comisaría judicial de Cipolletti a denunciar que su marido, que estaba eventualmente en la ciudad, la agredía y que su presencia en el hogar era un motivo de preocupación, especialmente porque el matrimonio tiene dos hijos, el menor de ellos de sólo un año.

A los policías de la comisaría judicial les pidió que la acompañaran a su casa para retirar la ropa y poder irse del hogar con sus hijos.

Se dispuso que así fuera, pero al llegar a la casa de La Esmeralda y Güemes, la mujer y la comisión policial se encontraron con la resistencia de Aranguren, quien tomó a la esposa y, junto a su hijita menor, la obligó a entrar a la propiedad.

Como el policía realizó tres disparos con su arma, se dispuso un operativo de seguridad sobre la calle. Todo ello terminó conformando una escena que llevó temor a ese sector de Cipolletti.

Luego se constató que ninguno de esos disparos impactó en autos o viviendas, lo que lleva a suponer que el policía los realizó al aire.

Al cabo de una hora de discusiones, el sujeto dejó salir de la casa a la mujer y su hijita, pero continuó dentro de la propiedad, resistiéndose a salir. El hecho de que tuviera un arma en su mano llevó a los policías de la Brigada de Investigaciones y a la fiscal en comisaría Alejandra Berenguer -que supervisó el operativo- a ser sumamente cautos en el tratamiento del tema.

Dos horas más duró esa situación hasta que poco antes de las tres de la tarde todo concluyera con Aranguren detenido en la comisaría judicial, a disposición del juez penal Pablo Iribarren.

El hecho que desencadenó este incidente, el de la violencia familiar, quedó en manos, como marca el procedimiento, del juzgado de Paz.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios