Una coronación celestial

<b>El Santo dejó de sufrir y dio la vuelta olímpica luego de empatar en cero con Vélez en Liniers.</b>

San Lorenzo aguantó de manera angustiante el empate 0-0 ante Vélez y se dio el gran gusto de coronarse campeón del torneo Inicial en Liniers, aprovechando la igualdad que hubo en Rosario entre Newell’s y Lanús (2-2).

El Ciclón volvió a cantar campeón luego de seis años, cuando obtuvo el torneo Clausura 2007 de la mano de Ramón Díaz. Ayer se transformó en el campeón con menos puntos en la historia de los torneos cortos.

En un flojo partido, casi intrascendente, el final fue vibrante y el arquero Sebastián Torrico terminó siendo el héroe de su equipo al sacarle un bombazo a Agustín Allione, que hubiese significado el triunfo y el título para los conducidos por Ricardo Gareca.

Los dirigidos por Juan Antonio Pizzi volvieron a jugar mal, no tuvieron el vértigo y la precisión que mostraron en otras fechas, pero el punto les alcanzó para celebrar una nueva estrella.

El Fortín se acordó tarde y los aplausos de su público en el cierre del partido destacaron la entrega y la actitud del equipo en los minutos finales del encuentro.

La tensión y el nerviosismo fueron los protagonistas de una primera etapa en la que se jugó poco y por lo tanto escasearon las situaciones de peligro. Fueron, básicamente, 45 minutos mediocres, de flojísimo nivel.

Además de los jugadores, el árbitro Néstor Pitana también estuvo confundido en algunos de sus fallos, provocando así una exaltación extra de los protagonistas y el público.

Un ejemplo de ello sucedió a los 10 cuando Ignacio Piatti encaró y en la medialuna fue derribado por Lucas Romero. Pitana marcó la falta, aunque si otorgaba la ley de ventaja, la maniobra pudo haber terminado en gol de Correa.

Después, Vélez tomó el control del juego apoyado en el empuje de su gente, pero se lo vio demasiado acelerado y falló en la terminación de las jugadas.

San Lorenzo, en tanto, se refugió en su campo y trató de salir de contragolpe, esperando que se ilumine Piatti. Así y todo, la visita tuvo la única chance importante para romper la paridad cuando a los 40’ un disparo de Correa fue despejado por Sebastián Sosa, en una jugada que se había iniciado por un equivocación de Fernando Tobio.

En el complemento, el partido se mantuvo con la misma tónica, pero comenzaron a aparecer espacios en las dos defensas, producto del cansancio.

A los 17 se lo perdió Piatti tras una pared con Ángel Correa y a los 20 Allione estrelló un derechazo en el palo izquierdo del arco defendido por Torrico.

En los minutos finales, Vélez arrinconó a un San Lorenzo abatido físicamente y a los 44 tuvo su mejor chance para romper el cero: Allione sacó un bombazo de adentro del área y Torrico, a puro reflejo, envió el balón al corner.

Así, a San Lorenzo le salió bien su estrategia de apostar al cero y pudo por fin gritar campeón en un torneo tan irregular.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora