Una firma de Sobisch puede provocar más vacantes en la Justicia

Más de 12 jueces tienen iniciado el trámite jubilatorio. Su salida depende de una decisión del Ejecutivo.

NEUQUEN (AN)- Una firma del gobernador Jorge Sobisch podría provocar una docena de vacantes en puestos estratégicos del Poder Judicial. Un grupo de magistrados tiene iniciado el trámite para obtener una jubilación de privilegio, y dependen de un decreto firmado por el Ejecutivo para irse pronto a su casa o tener que seguir trabajando hasta reunir varios años más de aportes. El Tribunal Superior de Justicia, que Sobisch quiere controlar, es el encargado de designar a los reemplazantes de los que se vayan.

Pocos conocen con precisión la cantidad de magistrados cuyo futuro previsional está en manos del Ejecutivo. Las estimaciones más moderadas mencionan una docena; otros hablan de por lo menos 19. Sus identidades se mantienen en reserva.

Entre ellos hay jueces, fiscales, defensores y secretarios de todos los fueros. La mayoría inició sus trámites cuando aún tenía vigencia la ley 859, que permitía jubilaciones de privilegio en la justicia: con sólo 15 años de aportes, cinco de ellos en la justicia, y sin límite de edad, un magistrado podía jubilarse con el 75 por ciento del salario correspondiente a su puesto.

Esa ley fue modificada, y el privilegio eliminado, a fin del año pasado. Mucho tuvo que ver la salida de Fernando Macome, vocal del Tribunal Superior de Justicia, que se constituyó en el más notorio caso de los jubilados de privilegio de los últimos tiempos.

Detrás de él se beneficiaron con el mismo régimen especial el ex fiscal de estado Martín Pío Elustondo, el ex juez laboral y el subsecretario de Trabajo Claudio Acosta; la ex funcionaria Marta Cranci y la secretaria civil Miriam Cordero.

Otra tanda de magistrados está esperando que el gobernador firme el decreto respectivo para irse a su casa. En los últimos meses, tal como reveló «Río Negro» en enero, este grupo recibió llamadas de funcionarios del gobierno informándoles que no pierdan las esperanzas: «está la decisión política de sacar todas las jubilaciones», les aseguraron.

Movimiento de pinzas

La estrategia para forzar esas vacantes, según explicaron fuentes que conocen el caso, se planteó en varios planos.

•Durante el último tramo del año pasado, la Legislatura apuró el tratamiento para derogar la ley que permitía los retiros de privilegio.

•Al mismo tiempo, funcionarios del gobierno se comunicaban con todos los magistrados en condiciones de aspirar al beneficio para incentivarlos a que inicien el trámite. Agitaban como un fantasma la inminente modificación de la ley.

«Miren que si no lo hacen, van a tener que jubilarse perdiendo plata o trabajar diez años más de lo que tenían planeado», les decían a modo de consejo. Hasta un integrante del TSJ recibió insistentes llamadas de ese tipo.

Seducidos por la propuesta, por lo menos una docena firmaron su renuncia y la dejaron pendiente de la resolución de sus jubilaciones. Esos son los que están «enganchados» por el Ejecutivo, que con una simple firma en el decreto correspondiente podría desplazarlos a todos a la vez. O mantenerlos en vilo el tiempo que lo considere necesario.

Quienes conocen del tema explicaron que no importa que la ley 859 ya no tenga vigencia, porque las renuncias fueron presentadas antes de su modificación. «No parece muy legal que digamos, pero es el vericueto que le encontraron para provocar vacantes en lugares estratégicos en el momento en que el Ejecutivo lo necesite», dijo otra de las fuentes consultadas.

Los reemplazantes de los que se vayan serán designados por el TSJ (con acuerdo legislativo). Como se sabe, el gobierno aspira a tener una mayoría automática en la cabeza del Poder Judicial -igual a la que gozó el menemismo en la Corte Suprema- lo que le daría amplios poderes para cubrir los casilleros vacantes con más magistrados funcionales a su política.

«Si el Ejecutivo controla el TSJ y varios lugares clave en los tribunales inferiores, puede empezar a moldear otro perfil del Poder Judicial», señaló otra fuente. «El resto, es cuestión de tiempo».

Guillermo Berto

gberto@rionegro.com.ar


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora