Una foca mató a una bióloga

LONDRES (EFE).- Una bióloga británica de 28 años, Kirsty Brown, murió en la Antártida tras ser atacada por un leopardo marino, la más peligrosa y agresiva de las focas, mientras buceaba sin oxígeno suplementario.

Algunos de sus colegas de la base de investigación científica Rothera, dependiente de la British Antarctic Survey (BAS), con sede en Cambridge (sur de Inglaterra), al presenciar el ataque lanzaron un bote de rescate inmediatamente Pero los intentos de reanimar el cuerpo de Brown fueron en vano y la experimentada buceadora falleció a causa del violento ataque de esta poderosa criatura, que la arrastró debajo del agua.

El leopardo marino puede pesar entre 200 y 400 kilos, medir entre 2,5 y 3,20 metros de longitud y sus grandes mandíbulas pueden albergar caninos de hasta 2,5 centímetros de tamaño El suceso ha conmocionado a la familia de la científica y a todos sus compañeros, en representación de los cuales el profesor Chris Rapley, director de BAS, declaró que lo sucedido «es trágico y estremecedor».

La organización BAS, promotora de estudios científicos que han requerido inmersiones con y sin suplemento de oxígeno durante los últimos 30 años, ha abierto una investigación sobre el incidente.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios