Unos 1.600 chicos sufrieron maltratos en Neuquén

La estadística es de enero del 2003 a enero pasado y representa cuatro casos por día.

NEUQUEN (AN).- Más de 1.600 chicos fueron víctimas de algún tipo de maltrato físico o abuso sexual en esta capital y algunas localidades del interior durante el transcurso del último año. Y este desolador panorama, registra una tendencia creciente año a año que según los profesionales se agravará aún más con la aprobación de la reforma de la ley 2.302 que impulsa el ministro de Seguridad y Trabajo de la provincia Luis Manganaro.

Las estadísticas fueron reveladas por el equipo de atención del maltrato y abuso sexual del hospital Castro Rendón. Corresponden al período enero 2003-2004, lapso en el que atendieron a 1.659 niños. La cifra equivale a un promedio de cuatro casos por día.

La mayoría sufrió maltrato físico, seguidos por los que debieron padecer situaciones de negligencia o abandono, maltrato emocional y abusos sexuales. Muchos, tienen menos de 12 años.

Ante este contexto, que según los profesionales registra un crecimiento constante año tras año, las pediatras del equipo de atención Mónica Belli y Mónica Gatti afirmaron ayer que la reforma de la ley 2.302 impulsada por Manganaro implicará la quita de una herramienta fundamental para atender estos casos de violencia infantil.

"En la actualidad trabajamos junto con la Defensoría del Menor y el Adolescente, y buscamos soluciones conjuntas sin judicializar estas situaciones, todo lo contrario a lo que quieren hacer con la reforma", indicaron en diálogo con este medio. "La aprobación afectará sin dudas el servicio que brindamos aquí", agregaron.

Las profesionales, explicaron que en muchos casos "el maltrato a los niños se da en ámbitos familiares donde hay vulnerabilidad, como es la falta de trabajo principalmente".

En rigor, el informe reveló que las 652 familias a las que pertenecen los 1.659 chicos maltratados en el último año, están inmersas en una delicada situación social. Muchos de los padres y madres están desocupados, otros subocupados y algunos cuentan con trabajos estables pero con ingresos bajos, que les impiden cubrir las necesidades básicas.

En más del 50% de las grupos familiares, además, existe vio

lencia conyugal, mientras que un porcentaje menor fueron detectados problemas de adicciones al alcohol y otras sustancias de los padres o madres.

La violencia infantil, según deslizaron Belli y Gatti, es un problema que tiende a agravarse cada año. "Las cifras en el transcurso de lo que va de 2004 deben ser superior a las que revelamos en el informe".

Las atenciones, el equipo del Castro Rendón las realizó a instancias de las denuncias hechas a través de la línea telefónica 102, o intervino ante casos que se presentaron en los consultorios y guardias del nosocomio.

De los casos contemplados en las estadísticas, la mayor parte pertenece a niños de esta capital y en menor medida del interior de la provincia. "Cuando las lesiones que reciben los chicos requieren derivación por su complejidad al Castro Rendón, nosotras nos hacemos cargo del seguimiento y la atención", explicó Belli.

Este panorama, fue descripto por los profesionales ante los diputados nacionales que semanas atrás visitaron la capital para interiorizarse sobre diversas problemáticas en la provincia.


Comentarios


Unos 1.600 chicos sufrieron maltratos en Neuquén