Valls le dio brillo a su nueva conquista

Volvió a ganar en el autódromo roquense. Martínez, Pranzoni, Passanitti y Méndez fueron los otros triunfadores

ROCA (AR) – Si este desafío de subirse a un auto de nueva generación y mayor potencia lo tomó como un examen para conocer y estar para cosas mayores, el neuquino Carlos Valls debe haber despejado todas sus dudas.

Demostró una asombrosa adaptación a su poderoso Mitsubishi, robó todos los aplausos y consiguió un categórico triunfo en el tercero y último de los superprime que ante más de 2.500 aficionados se disputó ayer en el autódromo roquense, en una extensa programación de más de siete horas que el rally compartió el cartel con el safari en pista.

De la misma magnitud fue el logro conseguido por el reginense Raúl Martínez, quien después de un apasionante duelo le ganó la pulseada en su división nada menos que al campeón Alejandro Cancio.

El cuadro de ganadores de esta última prueba lo completaron el neuquino Sergio Pranzoni en la clase A-6, un sorprendente Claudio Passanitti en la A-7.

Lo apuntado en el grupo N-4 y en la general, Valls no tuvo oposición. A igual que en la prueba de la semana pasada, se fue soltando en cada especial y terminó ganándole por 17 segundos después de los cuatro tramos a Sergio Barotto, quien nada pudo hacer ante la superioridad manifiesta de su rival. Al roquense le queda el consuelo de haberse llevado el título en la sumatoria de puntos, ya que tuvo asistencia perfecta.

Lo del reginense Martínez en el grupo N-3 con el auto que le alquiló al «Nene» Nonnenmacher realmente es asombroso. Ratificó que lo del domingo anterior o fue fruto de la casualidad. Esta vez, Cancio lo corrió «con el cuchillo entre los dientes» y no pudo con este joven valor, que indudablemente demostró estar para cosas mayores.

Completaron, como tercero Jorge Angeloni, cuarto Juan José Mazzone y quinto Alberto Pérez.

En la Clase A-7, la sorpresa llegó en el último especial. Parecía que se quedaba otra vez con el triunfo Marcelo Zóttele, pero una goma rota le hizo perder la prueba, lo que aprovechó muy bien Passanitti, quien estaba al acecho para «debutar» como ganador en esta división.

Zóttele quedó segundo y se llevó el título, mientras que fue tercero Juan Carlos Corradi, ubicándose más atrás Miguel Lavayén, Jorge Gentile y Rudy Della Valentina.

En donde no hubo lucha fue en la A-6. Ahí, Sergio Pranzoni estuvo imparable y el gasto de la competencia lo hicieron quienes pelearon por el segundo puesto, que en definitiva y en un gran trabajo quedó para Marcelo Quesada. Tercero se ubicó Jorge Grassano, cuarto Dante Berbel, quinto Angel Fernández y sexto Miguel Fisher.

Está de más apuntar que Pranzoni, dueño de los tres superprime, se llevó el título, en lo que podría ser su despedida del rally regional.

Para el final queda lo de la clase A-1, que sigue moviendo a asombro. Después de cuatro pruebas especiales, definieron en un emotivo duelo tres pilotos. La victoria otra vez quedó para Alejo Méndez, quien hizo todo redondito en el tramo decisivo. Quedó segundo José Luis Martínez, tercero Juan Henríquez, cuarto José Luis Gómez -dueño del título-, quinto Diego Orellana y sexto Gustavo Gómez.

El final de estas competencias y para deleite de la gente estuvo a cargo de Alejandro Cancio, quien presentó el flamante Subaru Impreza con el que incursionará en el torneo Argentino.

Los aficionados responden

No hay dudas que en el público de la región los «fierros» pegan muy fuerte. Ayer, a pesar que la elevada temperatura invitaba para estar cerca del agua, una importante cantidad de aficionados le dio un marco imponente al tercer y último superprime que se disputó en el autódromo roquense.

Desde temprano los aficionados ocuparon buena parte del sector ubicado en la recta principal, que tiene una gran arboleda

Cuando ya la programación comenzó a disputarse, muchos también se ubicaron en la tribuna ubicada a la salida del curvón y también arriba de los antiguos boxes.

Y a pesar que el sol pegó fuerte, fueron más de mil los que se pasearon en forma permanente por los boxes, observando el trabajo de los diferentes equipos.

Abajo los boxes: Una de las disposiciones de los dirigentes de la ATC-2000 y de la CDA que inspeccionaron el pasado jueves el autódromo roquense, donde el 31 de marzo se producirá la apertura del certamen del TC-2000, será tirar los antiguos boxes.

En menos de una semana, la gente de la AVGR piensa dejar limpia esa zona, que muy probablemente sea parquizada, siempre para responder a un pedido de los visitantes, a quienes les importa mucho la estética de los distintos autódromos.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora