Vándalos rompieron una plaza nueva en Rincón

RINCÓN DE LOS SAUCES (ARS).- A sólo 24 horas de haber sido inaugurada la plazoleta de los maestros en esta ciudad, un grupo de desconocidos rompieron parte de las flamantes instalaciones. A las dos y media de la madrugada de ayer, la policía tuvo que acudir a un llamado que alertada de menores en bicicleta y patinetas que estaban rompiendo la nueva plaza. El móvil policial que hacía sólo 15 minutos había abandonado el lugar para recorrer otros sitios de la ciudad, llegó al sector de la plaza y desactivó al grupo, dispersándolo del centro. El hecho provocó una fuerte polémica en la sociedad que condena el accionar de la patota y además enojó fuertemente al intendente Marcelo Rucci quien dijo ayer no continuará con el plan de nuevos espacios verdes, hasta tanto la fuerza pública, los juzgados y ellos mismos, erradiquen este tipo de conducta de la sociedad En diálogo con una radio local, Rucci informó que “estos son delincuentes que no saben nada de convivencia y lamentablemente tengo que desestimar el plan de ocho plazoletas más para Rincón ya que no podemos poner guardias y serenos en todos los lugares que construimos”, indicó. El jefe comunal, sentenció el comportamiento patoteril de quienes integran esa banda. Se trata de un grupo de jóvenes donde hay menores y mayores de edad, que en horas de la madrugada se reúnen en diferentes lugares de la ciudad y provocan diferentes destrozos. En su haber de destrucción están los vidrios del Registro Civil, pintadas y luces rotas en la obra del Cristo, plantas arrancadas en el paseo de la mujer y bancos rotos en la plaza central y los bulevares, entre otros. La policía no cuenta con la cantidad suficiente de uniformados para brindar custodia permanente en los nuevos espacios de esparcimiento pero de igual manera brinda custodia de manera intermitente. En el caso de los menores de edad que provocan destrozos a los bienes públicos y privados, el Código Civil en su artículo 1114, indica que los padres son responsables por las roturas y pérdidas que provoquen sus hijos, por los que deben responder por éstos. Sin embargo, el proceso es más complicado de lo que parece ya que según una alta fuente judicial local, la policía debe demorar a los menores, identificar a sus padres cuando vallan a buscar a esos chicos a la comisaría, fotografiar los daños pero además tener testigos de que las roturas fueros efectuadas efectivamente por las personas demoradas. Una vez esto, la municipalidad debe hacer una denuncia y una evaluación del costo de los daños y se tramita un proceso judicial en el juzgado Civil local.”, explicaron.

Damián Copponi


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios