Verani y Pichetto se comprometen a más diálogo

Conversaron ayer por teléfono y hoy se reúnen. Dura respuesta de los "dialoguistas" a Larreguy.

Más luz verde para el diálogo entre gobierno y peronistas rionegrinos.

El gobernador Pablo Verani y el diputado nacional peronista Miguel Pichetto se comprometieron a activar los contactos establecidos entre el gobierno y un sector del PJ a fin de buscar soluciones y alternativas al desarrollo económico de la provincia.

La ratificación del compromiso se concretó ayer en la Capital Federal durante un contacto telefónico. Ambos se entrevistarán hoy.

Como informó este diario el miércoles, los contactos se iniciaron hace algo más de un mes teniendo como punta de lanza a Verani y Pichetto, adversarios políticos cuya relación siempre se mantuvo en niveles altos de confrontación.

Si bien esos primeros encuentros se mantuvieron en secreto, desde un principio las partes establecieron un piso mínimo de objetivos que, como se dijo, son los siguientes:

* Afianzar el diálogo como herramienta destinada a un único fin: que las discrepancias de índole ideológica no sean un impedimento para alentar proyectos de inversión y hacer lobby en conjunto en función de ellos.

* Restablecer en conjunto el diálogo con los distintos sectores rionegrinos de la producción para aportar y nutrirse de ideas destinadas a mejorar en lo que sea posible desde la actividad privada y la provincial, la situación económica de la misma.

* Definir un temario a tratar que haga de la priorización de las obras de infraestructura a realizar por el Estado o los concesionarios, una cuestión esencial para el desarrollo de la provincia. Y accionar en conjunto para que ese temario sea incorporado al Plan de Infraestructura de la Nación. Así, incluir en el mismo la construcción del Centro de Convenciones de Bariloche y el mejoramiento de la ruta 23 que une a esa ciudad con la costa Atlántica.

En el marco de estas coincidencias, el fin de semana anterior, Pichetto, junto al legislador peronista Juan Bolonci, se reunió en Bariloche con el gobernador a cargo Bautista Mendioroz y el diputado radical Iván Lázzeri.

Ahí comenzó a forjarse una «agenda de la productividad» que contendrá los primeros temas de trabajo.

Con Pichetto formando parte del liderazgo de la oposición interna al oficialismo del PJ que conduce el senador Remo Costanzo, la reacción de este sector no se hizo esperar.

Así, ayer, el presidente del PJ, Carlos Larreguy, emitió un comunicado denunciando que, vía los contactos con el gobierno, Pichetto y quienes lo apoyan instrumentan «maniobras políticas para fracturar al peronismo».

Y con un discurso muy duro respondió Pichetto al presidente del PJ: «Sus declaraciones tienen una estrechez de mira muy grande y son de una mediocridad desoladora». Afirmó además que con su postura, Larreguy se pone al frente de «una posición que en los hechos alienta el retroceso del partido en la provincia, ya que demuestra impotencia intelectual para comprender los marcos de referencia en que se mueve la política en tiempos de crisis, tanto aquí como en cualquier parte del mundo».

Para Pichetto, «Larreguy ha reaccionado desde una llamativa carencia de ideas y un desconocimiento insólito de que en tiempos de crisis, la gente espera que los políticos marchemos hacia la adaptación a las necesidades imperiosas del presente y trabajemos para hacer mejor el futuro».

Estima Pichetto que Larreguy «no habló desde su convencimiento. Es un hombre digno y sabe lo que está pasando en el partido. Creo que obedeció órdenes y entonces habló desde la postura de un oficialismo partidario que defiende intereses personalistas de quienes a pesar de ser sinónimo de derrota electoral, insisten en manejar los designios del peronismo hasta el fin de los tiempos».

Echándole agua a esto, Larreguy habló en nombre del senador Remo Costanzo.

Y acotó entonces Pichetto que «pensar que yo, que nací en cuna peronista, y quienes me acompañan en este intento de diálogo con el gobierno radical apuntemos a romper al peronismo es -como mínimo- una imbecilidad».

Y acotó entonces Pichetto: «Espero que a Larreguy ahora no se le ocurra tratarnos de traidores. Porque así como él fue un dirigente que no eludió responsabilidades a la hora de denunciar desmanejos y arbitrariedades de sucesivos gobiernos radicales, espero que no ignore que fui yo quien denunció el caso Cedepre, o hice lo mismo sobre la connivencia del poder policial en el doble y triple crímenes».

Mientras tanto, anoche, en medios radicales se señaló que al menos en lo que concierne al gobierno, todo lo relacionado con el diálogo será analizado por Verani y Mendioroz en la entrevista que mantendrán mañana en la Capital Federal en horas de la tarde.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios