“Vigencia de la economía”

A medida que transcurre el tiempo la economía parece que puede aplicarse a todos los aspectos de la actividad humana. Tiene la virtud de permitir mirar las cosas con un principio ordenador, tanto en el aspecto individual como en lo social; el concepto de bien en la economía es muy amplio. La ley de la economía es un postulado básico de la economía política, una ley básica de toda la actividad humana. Las necesidades son fundamentales para la economía política, un factor esencial en el proceso de consumo, y éste, propósito fundamental de toda producción. El acto de la elección racional nos conduce a la economía al establecer determinado beneficio con el menor costo. Por ello la ley de la economía es el postulado básico de la economía política. A pesar de lo trivial que se considere este concepto, permite la comprensión del comportamiento económico. En toda operación hay un precio implícito entre lo que se entrega y lo que se recibe. La falta de una moneda común en la antigüedad –es decir, no había un patrón de medida uniforme– dificultaba la relación, por lo que era necesario hacer cálculos en cada transacción. Hoy, frente a decisiones simples los hombres no se contradicen, pero frente a decisiones complejas sí pueden hacerlo. Esto supone por lo común formas organizativas; por ejemplo, del tipo de un gobierno. El acto de la elección racional nos lleva a la ley de la economía, que establece que determinado beneficio puede obtenerse con el costo menor, o sea que la ley de la economía es el postulado básico de la economía política. La optimización es un principio fundamental de la economía política y un elemento básico de todo acto; la pauta de gasto estará influida por el ingreso y los precios. Por ello el hombre económico es dual, se evidencia como productor y como consumidor. La optimización se vuelve dinámica e implica seleccionar pautas de beneficios y costos en distintos períodos. En qué medida se desenvuelve el hombre en el mercado es algo complejo y hasta misterioso. El mercado no es una ubicación geográfica y tampoco una institución, es decir un concepto abstracto, pero en él se negocian las transacciones y se determinan los precios, para lo cual concurren compradores y vendedores. Allí todo influye y la demanda de un producto depende de su precio pero también de otros productos vinculados, y dentro de ese proceso está la competencia, que es la gran reguladora de la actividad del mercado. Los gobiernos se ven obligados en gran medida a establecer un equilibrio en el manejo de la economía, entre las medidas que estimulan la demanda y las que lo hacen sobre la oferta. Obviamente hay más objetivos de la economía; entre otros, la tasa de crecimiento, el nivel deseado en la estabilidad de precios y la composición de la balanza de pagos. En una época la economía fue llamada “la ciencia sombría”, porque tres economistas predicaron doctrinas sombrías: Ricardo, que los salarios igualaban el nivel de la mera subsistencia; Malthus, que el aumento de la población superaba la oferta de alimentos y Marx, que el sistema capitalista se encaminaba a su descomposición. Lo cierto es que los economistas clásicos han desempeñado habitualmente un papel cauteloso: se decía que el estilo de vida debía adecuarse a la producción. El dilema entre lo clásico y lo romántico sigue siendo muy complicado, podemos ser románticos cuando el oro afluye y clásicos cuando emigra. El mundo está en constante movimiento y el ambiente se debe ir modificando ante las necesidades que se van produciendo: nuevas ideas, nuevas máquinas, generaciones con otras capacidades… la evolución de la vida es inexorable. Los argentinos debemos aspirar a una economía austera, democrática y moderna, restituyendo los valores esenciales de la moralidad, la idoneidad y la eficiencia. Jorge H. Carnelli CI 1.990.000 Neuquén

Jorge H. Carnelli CI 1.990.000 Neuquén


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora