“Viva la muerte”

OPINIÓN

CARLOS TORRENGO

En émula de Millán Astray devino Hebe de Bonafini. Émula de aquel general fascista que gritó “¡Viva la muerte!” en el paraninfo de la Universidad de Salamanca el 12 octubre del 36, cuando dos España se mataban en guerra civil. General cojo. Tuerto. Sin mano izquierda. Todo perdido en tanta aventura colonial española en África. General que ese día de octubre no aguantó que ya desde sus carcomidas ganas de vivir Miguel de Unamuno dijese en su discurso que “vencer no es convencer”. Y acotase que el odio “no puede convencer”. Era mucho para Millán Astray. Entonces, devastado por el odio, el “novio de la muerte” reaccionó con más odio. Así, desquiciada por el odio a todo lo que le es distinto a su credo, está Bonafini. Su amor por la muerte del “otro” no es nuevo. Una década atrás aplaudió a los matarifes de ETA por matar a un concejal del Partido Popular . Y cuando Ben Laden voló las torres, se relamió con regocijo. O sea: “¡Viva la muerte!”. Así, desde esa cultura fascista (si hay algo que seduce al fascismo es la muerte, ya en épica propia ya como excitante método para liquidar lo diferente), Bonafini atacó a la Suprema Corte. Y su audiencia, entre los que había funcionarios del gobierno nacional, la miró embelesada y aplaudió en esquizofrénica lealtad. Ya se sabe: el predominio de la emoción elimina las dudas. Lo que importa es darle “un curso” en función de “una meta”, escribió Goebbels. Y el odio como vaselina para acelerar “el curso, lograr la meta”. Nada es neutro en lo que hace y dice Hebe de Bonafini. De hecho es vocera en rango de prepotencia que tiene el kirchnerismo a la hora de hablar desde la brutalidad. Desgastado Luis D’ Elía en el ejercicio de esa misión, el poder opta por Hebe. Y ella –inimputable en apariencia– cumple con creces la misión de neto corte fascista que le han encomendado.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios