Zapala y Chos Malal

Zapala genera poco más de 21 toneladas de basura cada día, unos 700 gramos de basura por habitante en cada jornada. Esta cifra sólo toma en cuenta lo que se recolecta en domicilios por el sistema de camiones, ya que el municipio también coloca volquetes en diferentes puntos de la ciudad, adonde van a parar desde escombros, chatarra y muebles viejos hasta animales muertos. El sistema de recolección es municipal y no existe separación en origen ni en el basural. El vertedero municipal está ubicado sobre la ruta provincial 14 a unos 8 kilómetros de la ciudad. Allí se arrojan en fosas y se entierra periódicamente, con capas de bentonita, sin reciclaje. El municipio se encuentra gestionando un sistema de planta de tratamiento y reciclado ante la Secretaría de Medio Ambiente de Nación, a un costo de unos 20 millones de pesos. La ciudad tiene una ordenanza que limita a tres las bolsas por cliente en los supermercados, además de un programa de acopio de pilas, baterías de equipos electrónicos y otros equipos. Chos Malal, en tanto, es la ciudad neuquina que en la estadística genera mayor cantidad de residuos per cápita, más de un kilo y medio por persona cada día. Claro que al no tener separación de residuos, es probable que haya un excesivo peso de materiales como escombros y chatarra en este ítem, que en otros municipios se presenta desagregado. Según las estimaciones propias, casi el 70% de los residuos de la ciudad son sólidos (plásticos, vidrios, papel, cartón, chatarra) y el resto húmedos (orgánicos). El servicio de recolección es municipal, con vehículos propios, pero los recolectores son monotributistas. Uno de los principales problemas que se advierte en el sistema, además de la falta de reciclado, es que los residuos de la ciudad van a parar a un predio de cinco hectáreas a cielo abierto, ubicado cerca del ingreso a la ciudad a la vera de la Ruta 40. A menos de 700 metros están la división de tránsito local, un matadero y frigorífico de chivitos, corderos y vacunos, oficinas de turismo, una empresa de transporte, un club y viviendas rurales. El único tratamiento de los residuos es el entierro en fosas. El único reciclado es informal, personas que cirujean en el sector. En Chos Malal está prohibido el uso y venta de bolsas de polietileno y todo otro material que no sea biodegradable en comercios, con multas que van desde los 350 pesos hasta la clausura del local.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios