Zapatillas nuevas

NEUQUÉN (AN).- Cuando Cristian Ibazeta fue asesinado en la U-11 tenía 32 años. El 21 de mayo de 2012 recibió más de veinte puñaladas y el 24 de mayo falleció. Aún no se identificó a los autores.

Manuel recuerda ese 21 de mayo. “Cristian me llamó ese día, a las 21.30, me dijo que la requisa le había roto las zapatillas”, relató. Se las había regalado su mamá.

Continuó: “me dijo: ‘Papi no voy a hacer la denuncia’, porque le faltaban tres o cuatro meses para empezar la transitoria (régimen de salidas). ‘Si yo hago la denuncia me van a castigar o van a buscar la forma para que yo reaccione y no quiero. Entonces no voy a hacer la denuncia’, dijo. Me habló como siempre, estaba tranquilo. Estaba bien. Sabían que él reaccionaba, que hacía denuncias.”

Dijo que se enteró, al día siguiente, de que estaba en el hospital.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora