separan Villa Mascardi del centro de Bariloche. La Gendarmería cortó el tránsito en la cabecera sur del lago Gutiérrez y en El Bolsón.

El joven mapuche murió de un balazo en un operativo del grupo Albatros

Mientras realizaban un patrullaje en la zona desalojada el jueves, dieron con un grupo de hombres. Rafael Nahuel fue herido y murió en el lugar.

No hubo información oficial, pero trascendió que hay otras personas heridas. El juez Villanueva ordenó el secuestro de las armas de los efectivos.

26 nov 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

La muerte de un joven mapuche de un balazo durante la irrupción de un grupo comando de la Prefectura Naval en el predio de Villa Mascardi desalojado el jueves, llevó ayer el conflicto por el reclamo territorial indígena a un punto de máxima tensión y de suma complejidad. El juez federal Guillermo Villanueva dispuso el retiro del lugar de esa fuerza y el secuestro de las armas de todos los integrantes del grupo Albatros que participaron del operativo.

Rafael Nahuel tenía 27 años. Hasta anoche no había información oficial sobre las circunstancias en las que murió ni de cuántos disparos recibió.

En el lugar fue detenido Fausto Jones Huala, hermano de Facundo, detenido en Esquel a la espera del juicio de extradición a Chile, cuya Justicia lo reclama para ser juzgado por la quema de una casa.

La noticia transformó el centro de Bariloche en un área de máxima tensión, con focos en la intendencia del parque, a metros del Centro Cívico, la Catedral y el hospital Ramón Carrillo. Los pocos turistas que en temporada baja visitan la ciudad fueron testigos de los movimientos y el despliegue de la Policía rionegrina.

Las tierras en disputa pertenecen a Parques Nacionales. Hacía dos meses que un grupo mapuche las ocupaba. El jueves cuatro fuerzas federales irrumpieron, detuvieron a mujeres con sus niños y no pudieron atrapar a los hombres, que huyeron hacia lo alto de los cerros.

Ayer, hacia las 17 los comandos del grupo Albatros, mientras recorrían la zona alta de la montaña, se encontraron con una docena de personas en una precaria vivienda. Según la versión de fuentes del gobierno nacional, los mapuches tiraron piedras y palos, y dispararon con armas de fuego.

Los efectivos usaron sus armas reglamentarias y una hora más tarde Jones Huala y otra persona llamada Alejandro González -siempre según la información que maneja el ministerio de Seguridad de la Nación- bajaron del cerro junto a una persona herida que murió a los pocos minutos.

Las fuerzas federales informaron a sus superiores que en la montaña, según el relato de Jones Huala y González, permanecían dos personas más, de la comunidad mapuche, que estaban heridas pero que se resistían a ser atendidas en el hospital.

La Prefectura fue reemplazada por la Policía Federal y la Policía de Seguridad Aeroportuaria, por decisión del juez Villanueva, según se supo.

Un hábeas corpus por los que protestan
La abogada Natalia Araya (defensora de los derechos humanos) presentó un hábeas corpus en el Juzgado Federal de Bariloche para “garantizar la seguridad de la gente que está en la calle”.
Tampoco había logrado llegar a la zona de conflicto. Ni siquiera pudo saber el estado de los detenidos.
Al cierre de esta edición parte de la comunidad mapuche pidió concentrarse en las puertas del hospital Ramón Carrillo y en la sede de la Policía Federal.
Al mismo tiempo las fuerzas de seguridad, provinciales y federales, desplegaron sus recursos por toda la ciudad en una noche cargada de tensiones. Cada jurisdicción dispuso la custodia de sus propios edificios; en Bariloche hay mucha presencia federal.
Apresados
2 detenidos
hubo en la zona de Villa Mascardi en la tarde de ayer. Son Fausto Jones Huala y Alejandro González.
Del hospital a la Catedral, la protesta fue creciendo

La muerte de Rafael Nahuel, el joven de la lof Lafken Winkul Mapu, produjo una fractura en Bariloche. La noticia se desparramó a través de mensajes de texto a media tarde. El pedido de auxilio llegó a varios puntos de la ciudad pero nadie pudo acercarse hasta la zona de conflicto en Villa Mascardi.

Los integrantes de las comunidades mapuches que quisieron llagar no tuvieron más remedio que emprender el regreso hasta la ciudad. El paso de las ambulancias los obligó a concentrarse en el hospital Ramón Carrillo, pero ni siquiera allí lograron tener más información.

El llamado a la acción de un grupo de mujeres de la comunidad mapuche rompió con la pasividad. La decisión fue rápidamente acompañada por otras organizaciones sociales. El objetivo fue la Catedral Nuestra Señora del Nahuel Huapi.

Para entonces las discusiones internas comenzaron a hacerse carne. El grupo desvió su camino y se dirigió hasta la Intendencia de Parques Nacionales. Allí quemaron tachos de basura.

Bastaron unos instantes para que los efectivos de la Policía rionegrina se apostaran frente al edificio y las manifestantes se dispersaran. La llegada de los bomberos terminó por aplacar los ánimo en esa zona. De regreso al hospital ingresaron a la Catedral en medio de una misa. Pero aquello que comenzó con cánticos de protesta terminó con incidentes con los feligreses. Un presunto golpe a un niño desató minutos de mucha tensión que derivaron en roturas de objetos, insultos a los sacerdotes y el pedido de justicia a viva voz.

Bariloche

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día” Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.

Últimas noticias de esta sección