La Corte Suprema confirmó 31 años de cárcel para un asesino

El máximo tribunal debió resolver sobre dos homicidios cometidos en Allen en el 2010 y el 2013. En el segundo, el condenado se fugó para ir a matar a su abuelo, quien había declarado en su contra por un crimen anterior, pero terminó matando a otra persona.

19 oct 2016 - 00:00
Comparte esta noticia

La Corte Suprema dejó firme una condena a 31 años de prisión contra un hombre acusado de dos asesinatos ocurridos en Río Negro, uno de ellos en un presunto intento de venganza contra su propio abuelo, en donde terminó matando a otra persona.

El máximo tribunal rechazó el último recurso de Roberto Miguel Melo, quien estaba condenado a 12 años de cárcel por un homicidio cometido en el 2010 en Allen. Melo logró fugarse del Penal en donde purgaba la pena y a los pocos días cometió otro crimen cuando supuestamente intentaba vengarse de su propio abuelo, quien había declarado en su contra en el primer juicio.

Esta segunda muerte cometida por Miguel Melo ocurrió a principios de febrero de 2013, poco después de que el joven, por entonces de 21 años, se fugara con otros tres presos del Penal Nº 5 de Cipolletti.

Melo fue hasta la casa de su abuelo, ubicada en el barrio El Progreso de Allen, y allí le disparó a un hombre de 55 años que estaba circunstancialmente en el lugar, aparentemente creyendo que era quien lo había delatado por el crimen cometido tres años antes.

La policía local lo capturó poco después, oculto en una casa abandonada, y recuperó también el arma utilizada para cometer el homicidio.

Por ese segundo hecho, Melo fue condenado por “homicidio en concurso ideal con portación ilegal de arma de fuego de uso civil calificada y violación de domicilio en concurso real” a 15 años de prisión.

Pero como ya contaba con dos condenas anteriores, una de ellas por haber golpeado en febrero de 2010 al joven Rubén Antonio Marín, quien murió días después en General Roca, el tribunal le unificó la pena en 31 años, y ahora la Corte, con las firmas de sus cinco integrantes, dejó firme la sentencia.

Los jueces Ricardo Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco, Juan Carlos Maqueda, Horacio Rosatti y Carlos Rozenkrantz, declararon “inadmisible” el recurso de “queja” presentado por la defensora oficial de Melo, Marta Gloria Ghianni.

Un largo camino
hasta la condena final
• Marzo de 2010. Roberto Melo pelea con un changarín de apellido Marín, quien a los pocos días muere en Roca. Es condenado a 12 años.
• Enero de 2013. Melo se fuga del Penal Nª 5 de Cipolletti, donde purgaba condena.
• Febrero de 2013. El hombre comete un segundo crimen. Esta vez la víctima es una persona de apellido Gala Loncón. Según la hipótesis de los investigadores, Melo en realidad quiso asesinar a su propio abuelo, pero terminó pegándole un tiro en la cabeza a Gala Loncón. Lo condenan a 15 años y le unifican la pena en 31 años.
• Junio 2015. El STJ rionegrino confirmó la condena de 15 años de prisión contra Melo.
• Octubre de 2016. La Corte Suprema deja firme la condena en 31 años.
Buenos Aires