Agroecología, transformación social y productiva

Un paradigma sustentado en la construcción colectiva de saberes, el cuidado de la madre tierra, la organización comunitaria y las cadenas cortas de comercialización, que busca mejorar la calidad de vida de productores y consumidores.

01 oct 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

La agroecología, es una forma de producción que busca conservar el suelo y la biodiversidad, procurando la salud de los agricultores y consumidores, y generando ingresos que aseguren la sustentabilidad económica del sistema para la familia productora. En ese marco, desde la Estación Experimental Valle Inferior del INTA, junto al IDEVI y al Programa ProHuerta, se inició un trabajo de acompañamiento a los horticultores del Valle. La propuesta va más allá de lo productivo, y hace foco en la calidad de vida de las personas, el trabajo digno de los productores, el precio justo, el acceso a alimentos sanos, la organización comunitaria –tanto en zonas rurales como urbanas– y la generación de conocimientos entre productores y técnicos. Esta construcción de nuevos saberes requiere del intercambio a partir de la valorización de la cultura, la experiencia y los conocimientos locales.

Hoy, la alimentación sana está instalada en la agenda pública a partir de la preocupación de productores e instituciones públicas, así como también de los consumidores, conscientes de la calidad de los alimentos que quieren para sus familias. Sin embargo, son muchas las limitantes para los productores que asumen este desafío. Una de las principales barreras es la tenencia de la tierra. Según Axel Telleria Marloth, técnico del IDEVI, “del total de 180 productores hortícolas que abastecen a Viedma y a varias localidades vecinas, el 95% no es propietario de la tierra sobre la que produce”. Esta situación condiciona a los productores, que destinan gran porcentaje de sus ingresos al pago de alquileres, muchos bajo la forma de contratos informales de duración no mayor a un año. A esto se suma que el 80% de las familias no vive donde produce.

Por otra parte, existe alta dependencia en los sistemas productivos del uso intensivo de agroquímicos como fertilizantes, insecticidas y fungicidas. La situación se relaciona con la necesidad de ajustar la producción a la demanda de intermediarios y consumidores que prefieren un alimento perfecto desde el punto de vista estético, aunque haya sido tratado con agroquímicos en la etapa productiva.

La agroecología involucra no sólo a los agricultores, sino también a los técnicos y a los consumidores, en la transformación del paradigma basado en un sistema productivo socioeconómicamente insustentable y altamente contaminante, y en el cual acopiadores, intermediarios y revendedores se apropian de la mayor parte de los ingresos.

Para superar estos obstáculos se requiere no solo la capacitación de los consumidores, y la transformación productiva, sino el rol activo del Estado en el desarrollo de políticas públicas dirigidas a facilitar el acceso a la propiedad tierra y el apoyo a la producción y comercialización de alimentos sanos.

“La agroecología busca romper con el paradigma contaminante del sistema agroalimentario dominante”.
Ingeniero Nicolás Seba,
EEA Valle Inferior
INTA
Dato
95%
de los agricultores no es propietario de la tierra en la que produce, en la zona de Viedma.
INTA EEA Valle Inferior

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día” Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.

Últimas noticias de esta sección