Adoptar, el noble acto de dar una oportunidad

La adopción es una alternativa a la hora de integrar un animal de compañía a la familia. Beneficia al grupo familiar pero sobre todo al animal que cambia la incertidumbre por la seguridad




Definitivamente adoptar un animal es un acto de amor y es una gran oportunidad para la mascota con la cual podrás tener muchos momentos de felicidad.

La palabra adoptar implica dar una segunda oportunidad a un animal que en la mayoría de los casos ha sufrido abandono y muy probablemente padecido peripecias y maltrato.

Darle una casa de por vida y estabilidad en sus cuidados y atenciones, brindándole el amor que necesita, no solo va a ayudar a cambiar la vida en sí del animal, sino que seguro cambiará su mundo, que ayudará a recuperar su confianza y su esencia.

En los perros, cuando nacen, los canales auditivos y sus ojos están cerrados al mundo. Durante su primera semana dependen enteramente de sus madres. En la segunda semana comenzarán a abrir los ojos aunque su visión no será muy clara. En la tercera semana comenzarán a entender el mundo que los rodea y su sentido del olfato y audición mejorarán notoriamente. A la mayoría de las crías que nacen les espera un destino incierto y son pocos los que cuentan con la fortuna de ser adoptados y que sean adoptantes responsables, donde le garanticen el bienestar con los cuidados y atenciones debidas.

Si bien existen muchas razones por las que vale la pena adoptar a un animal que esté en la calle, en situación de abandono, ya sea gato o perro, es un acto del cual las personas jamás se arrepentirán.

Está confirmado que el agradecimiento y vínculo afectivo con un animal adoptado es el más fuerte. La gran recompensa que estos ofrecen es infinita. Aunque algunos de los perros que han pasado por estos procesos pueden mostrarse temerosos a causa de sus malas experiencias callejeras. Sin embargo, su capacidad de agradecimiento, a medida que se acostumbren a la familia, es eterna y muy demostrativa. Seguro colmará de felicidad al adoptante cada día, porque adoptar un animal ya sea perro o gato contribuye a generar un vínculo de amor mutuo e incondicional.

En los ofrecimientos de adopción ya sea a través de páginas de rescatistas, refugios o en forma particular se puede encontrar perros de todas las edades y razas.

Desafortunadamente el abandono, la desidia y el maltrato hacia los animales no disminuye y cada día se hace más notoria la falta de políticas públicas y el incumplimiento de leyes y ordenanzas que tratan y regulan este tipo de cuestiones en la sociedad.

Algunos procesos de adopción se realizan de forma controlada y con preguntas previas por parte de grupos de rescatistas para asegurar la protección del animal. Aunque varía de un grupo a otro, la adopción se lleva a cabo mediante un protocolo orientado a garantizar el bienestar del animal, para asegurar que no volverá a pasar por situaciones de abandono o maltrato.

El acto de adoptar es el mejor evaluado entre la escala de valorizaciones humanas, además de brindarle la oportunidad de una nueva vida a los animales desamparados, que es el mayor problema que sufren los perros y gatos de nuestra sociedad: abandono, maltrato y pérdidas.

Las principales razones para abandonar a un animal de compañía que la gente manifiesta son los problemas económicos, las camadas inesperadas y el comportamiento del animal.

La esterilización o castración es fundamental, para evitar camadas indeseadas.

Los casos de maltrato y abandono en los animales reflejan un problema de índole estructural donde se requiere mayor intervención y accionar de políticas públicas necesarias para solucionar dicha problemática, además de promover la adopción.

Un animal, al no encontrar un hogar estará condenado a pasar el resto de sus días sorteando la vida a cada instante.


Beneficios de adoptar un animal

Mejora el estado de ánimo: Las mascotas ayudan a reducir los sentimientos de ansiedad y depresión ya que su comportamiento optimista y su devoción mejoran el estado de ánimo de manera natural.

Las personas se hacen más activas: Salir a caminar con el perro es muy saludable y puede convertirte en una persona más activa.

Los adultos y los niños con perros son más activos en general en comparación con las personas sin perros.

Son una buena “medicina” para los mayores: Para las personas de la tercera edad que adoptan una mascota es una gran manera de tener compañía y conocer gente.

Las mascotas también fomentan la risa, el juego y la actividad física, lo que puede ayudar a estimular el sistema inmunológico y la energía.


Comentarios


Adoptar, el noble acto de dar una oportunidad