Al final, el Orsep se queda en Cipolletti

Sus superiores desautorizaron a Bravo.

CIPOLLETTI (AC).- El gobierno nacional desautorizó al presidente del Organismo Regulador de Seguridad de Presas (Orsep), Oscar Bravo, y dispuso que la sede del ente no se mueva de Cipolletti.

La continuidad en el cargo del funcionario, que está por estos días en Jujuy, quedó ahora en duda.

Bravo le había comunicado al personal del Comité Ejecutivo del Orsep que la presidencia y la auditoría interna del organismo se trasladarían de Cipolletti a una oficina en Buenos Aires, y que a partir de ahora se abriría una etapa de transición para los empleados.

Ayer por la mañana, el subsecretario de Recursos Hídricos de la Nación, Hugo Amicarelli, del que Bravo depende, lo llamó al intendente Alberto Weretilneck y le dijo que la decisión que se había tomado no es compartida por el gobierno del presidente Néstor Kirchner y que, por lo tanto, quedaría sin efecto.

Por ahora, la posibilidad del traslado se disipó pero como lo de Bravo no fue extemporáneo sino la aplicación del decreto de creación del organismo, que fija la sede en la capital federal, la posibilidad de que la conducción del Orsep se vaya de Cipolletti se mantendrá mientras no se modifiquen las normas.

Weretilneck les había enviado sendas notas a Amicarelli y al ministro de Planificación, Julio de Vido, además de realizar gestiones ante el senador Miguel Pichetto y el representante nacional ante la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas (AIC), Alberto Ciampini.

La determinación de mudar la presidencia a Buenos Aires despertó grandes críticas pero también voces que interpretaron el fallido intento como el paso lógico de un organismo que se propuso extender el control del estado de las presas de todo el país y no sólo de las concesionadas por la secretaría de Energía de la Nación.

El Comité Ejecutivo de la AIC se reunió ayer para elaborar un documento de rechazo (que se publica en forma de solicitada) al traslado del Orsep «por desvirtuar los fines técnicos, jurídicos y políticos buscados originalmente desde su creación».

Los empleados de la AIC también emitieron un documento de solidaridad con «los compañeros y amigos del Orsep», entre los que, en cambio, no hubo pronunciamientos por fuera del de Carlos Yema, ingeniero y ex presidente del organismo.

Weretilneck intentó por dos vías anular la decisión de Bravo: a través de Pichetto y de Ciampini, además de las notas a De Vido y Amicarelli.

El subsecretario de Recursos Hídricos primero y Ciampini más tarde le aseguraron al intendente que la semana que viene Bravo estaría en Cipolletti para juntos darle explicaciones a la comunidad mediante una conferencia de prensa.

 

Sede permanente

Weretilneck intentará a partir de ahora que el presidente Néstor Kirchner modifique el decreto de creación del Orsep para que se consagre Cipolletti como su sede.

La desautorización de Amicarelli, su jefe inmediato, pone ahora a Bravo en una situación de debilidad y nadie se anima a asegurar que vaya a continuar en el futuro en ese puesto.

Aun con cierta asfixia financiera, la política de Bravo fue extender a las presas de jurisdicciones provinciales y binacionales el control de la integridad de las obras.

Reacciones de todo tipo

CIPOLLETTI (AC).- El traslado de la presidencia del Orsep a Buenos Aires despertó reacciones de las más variadas, desde la oposición más tajante hasta voces contemporizadoras.

Lo llamativo es que no se escucharon opiniones de ninguno de los ingenieros especializados en presas que trabajan en el Orsep, salvo la de Carlos Yema, el ex presidente del organismo, que fue desplazado y remplazado por Bravo en 2003, y que forma parte de la planta permanente del ente.

Yema se mostró gratamente sorprendido de la reacción del intendente Weretilneck.

Recordó que el decreto que utilizó Bravo para intentar el traslado fue firmado en 1999 por el ex presidente Carlos Menem a instancias de la entonces secretaria de Medio Ambiente de la Nación, María Julia Alsogaray.

Desde el Centro Argentino de Presas, su titular, Alejandro Pujol, opinó que para la política de ampliación del área de acción del Orsep es mejor que el organismo tuviera sede en Buenos Aires, aunque -dijo- «como localista preferiría que estuviera acá» (por Cipolletti).

«No me merece ninguna opinión agradable», dijo el superintendente del Departamento Provincial de Aguas (DPA) rionegrino, Horacio Collado. Reconoció que presas bajo jurisdicción del Orsep hay en todo el país, aunque en el Comahue existe la particularidad de que sus embalses son los únicos que permiten «programar despachos para diagramas a futuro».

Los empleados de la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas (AIC) hablaron de «sentimientos de frustración e incertidumbre» que generó la novedad. Y la conducción de ese organismo denunció que una decisión así violaría los acuerdos interprovinciales.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios