“Antídoto se busca”

Nuestra Argentina hace un montón de tiempo viene padeciendo flaquezas y debilidades que provocan fiebre y convulsiones en su enfermo cuerpo social. Las causas, que se acentuaron en los últimos tiempos, están a la vista y requieren soluciones perentorias so pena de caer en situaciones de anarquía que pueden conducir al descontrol de la sociedad. Muchos eventos sociales de distinto grado de manifestación han ocurrido a modo de advertencia a causa de las injustas desigualdades, no obstante el potencial y la riqueza del extenso país. Las enfermedades más notorias son inoculadas por los virus de la corrupción y la demagogia que se alojó en el poder desde lo más alto, no obstante que los gobiernos han sido elegidos libremente con el voto de los ciudadanos. Ello es indicativo de una sociedad inmadura que elige representantes inadecuados que se imponen porque supieron conquistar al elector mediante ardides mentirosos y demagógicos, de oscuros personajes carentes de condiciones cívicas y morales pero dotados de recursos económicos que generalmente no le son propios. El antídoto a estos males, que son estructurales, puede hallarse a través de la capacitación del ciudadano mediante la docencia intensiva en escuelas (educación formal), medios oficiales y privados, y a través de instituciones y organizaciones sociales, utilizando los canales disponibles de comunicación masiva. El proceso seguramente va a ser lento y va a requerir un acuerdo general de todas las fuerzas vivas de la sociedad que sea adecuadamente explicitada en una planificación general. No es sencillo, pero sería el mejor camino para una sociedad hambrienta de progreso. Otro camino, mucho más rápido, sería el de la entronización de una autoridad que además de idoneidad debe tener claros conceptos republicanos y morales que constituyan un verdadero ejemplo a imitar por los gobernados. ¡Todo un milagro en estos tiempos! Pero con un golpe de suerte y viento de cola a favor todavía es posible. El resto, para alcanzar un país feliz, está puesto desde hace mucho tiempo dentro de nuestra extensa geografía. Dios hace mucho que ya lo había puesto. Omar A. González, DNI 5.749.340 Neuquén

Omar A. González, DNI 5.749.340 Neuquén


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora