Apelan procesamientos por filtraciones

La Cámara también analiza la exoneración de una prosecretaria por las escuchas



1
#

Susana Ricci, ex funcionaria judicial imputada

Archivo

ROCA (AR).- La Cámara Federal de Roca recibirá esta semana las apelaciones del abogado Juan Luis Vincenty y de la ex prosecretaria penal del Juzgado Federal de primera instancia de esta ciudad, Susana Ricci. Ambos están procesados como supuestos “partícipes secundarios en el delito de tráfico organizado de estupefacientes”, en una causa derivada de la investigación por narcotráfico que tiene entre sus 16 imputados a varios integrantes de la familia Montecino de Cipolletti. El supuesto líder de esa organización, Héctor Montecino, fue recapturado el 14 de enero en Catriel, luego de permanecer más de cuatro meses prófugo.

La cercana relación de Ricci con Vincenty habría permitido a Montecino conocer de antemano algunas disposiciones de la justicia e incluso darse a la fuga antes de que se concrete su detención. La jueza federal de Neuquén Carolina Pandolfi, ante los primeros indicios de una supuesta “filtración” de datos confidenciales por parte de la prosecretaria al abogado, ordenó intervenir el celular de Vincenty y de aquellas escuchas surgieron los escandalosos diálogos que determinaron la exoneración –máxima sanción administrativa posible– de Ricci. La ex funcionaria, quien llevaba cerca de 30 años en la función, también apeló esa sanción impuesta por el ex juez federal interino de Roca, Santiago Inchausti, y ahora la Cámara –integrada por Ricardo Barreiro y Roberto Lozano– deberá analizar ese recurso.

Las apelaciones a los procesamientos se presentaron a fines de diciembre en el juzgado de Neuquén. Esta semana los escritos serán elevados a la Cámara roquense, que con la integración de los subrogantes Armando Márquez, Norberto Ferrando y Rubén Caro deberá definir la situación procesal de ambos. Vincenty ejerce su propia defensa mientras que Ricci es defendida por el abogado Gustavo Palmieri.

Antes de la feria judicial, la ex funcionaria federal apeló la exoneración, que la dejó fuera del Poder Judicial por “haber transgredido el deber de observar una conducta irreprochable previsto en el art. 8 del Reglamento Judicial, especialmente sus obligaciones consistentes en guardar absoluta reserva con respecto a los asuntos vinculados con las funciones del tribunal”.

La investigación de la causa principal permitió secuestrar 172 kilos de marihuana, más de 21 kilos de cocaína y cerca de un millón de pesos el 23 de septiembre pasado, en un megaoperativo en Cipolletti. Los únicos dos sospechosos que no pudieron ser detenidos aquel día fueron Héctor y Ruth Montecino. Sobre esta última, pesa una orden de captura internacional.

Según surge de las escuchas, Ricci llamaba “Monte” al supuesto jefe narco y anticipaba a Vincenty disposiciones judiciales que llegaban a sus manos cuando la jueza neuquina anoticiaba, por su intermedio, al juez de Roca sobre las medidas que dispondría.

La “grave inconducta” atribuida a Ricci “ha alterado el normal funcionamiento de la oficina judicial, poniendo bajo sospecha a todos sus compañeros y provocando situaciones que generaron inquietudes públicas sobre irregularidades cometidas por empleados judiciales, resintiendo así la imagen y dignidad del Poder Judicial”, valoró Inchausti al exonerar a la mujer. Al defenderse en el sumario, la ex prosecretaria alegó que algunas de las informaciones brindadas a Vincenty fueron “a modo de cortesía” y por “la amistad de años” que mantiene con él. “Las cortesías o favores son válidas en otros ámbitos; en los tribunales ello implica un acto de corrupción de la administración de justicia”, sentenció el juez Inchausti.

Concluido el megaoperativo de la “causa Nacimiento” se desgrabaron las escuchas que revelaron el intercambio de información.


Comentarios


Apelan procesamientos por filtraciones