Argentina cumplió con su objetivo de estar entre los cuatro mejores

No jugó bien, pero se las arregló para ganarle a Brasil.

El ala pivote Fabricio Oberto fue nuevamente importante en la pintura, resultando pieza clave en la selección argentina.
Sigue la fiesta. Está vez no jugó bien. Es más, necesitó apelar a toda su garra para salvar el escolo. A pesar de cumplir su actuación más floja en el torneo, el seleccionado argentino de básquet- bol conservó el invicto al superar a Brasil, por 78 a 67, en partido correspondiente a los cuartos de final del decimocuarto Mundial y se metió por segunda vez en la historia en las semifinales de un Mundial.

Ahora Argentina, el único invicto, se enfrentará mañana Alemania, que eliminó al duro seleccionado de España, por 70 a 62.

Argentina ya le ganó a los alemanes, que cuentan con el mejor jugador del Mundial, Dirk Nowitzki, por 86 a 77, el martes anterior por la segunda ronda, claro que mañana será otra historia.

La tranquilidad de las victorias, seis en cadena, le permitió al equipo argentino encarar el partido frente a Brasil con confianza y sin presiones.

Los dirigidos por Rubén Magnano no arrancaron el partido con la misma actitud que en los juegos anteriores y por eso debieron sufrir hasta promediar el tercer cuarto.

El seleccionado ajustó su defensa en los últimos quince minutos del partido. Y contó con tres jugadores que aparecieron cuando más lo necesitaban para meterse entre los cuatro mejores del Mundial, tal los casos de Fabricio Oberto, Andrés Nocioni y Emanuel Ginóbili.

Argentina tuvo un flojo comienzo, sólo el cordobés Oberto, quien marcó los primeros seis puntos del equipo, estuvo a la altura de la importancia del partido. El resto se mostró muy dubitativo y demasiado impreciso en los lanzamientos.

Los brasileños apelaron a la marcación zonal para contener al poderoso ataque argentino y con la puntería de sus aleros Marcelinho y Venderlei, más el gran trabajo del pivote Anderson Verejao en los dos tableros se adelantó 10-6 a los cinco minutos.

Sin embargo, el oportuno ingreso de Leandro Palladino y Alejandro Montecchia equilibrio las acciones y pese a la baja eficacia en sus lanzamientos de campo y a jugar su peor cuarto en el torneo Argentina, pudo terminar arriba los primeros diez minutos (18-15).

En el segundo segmento el equipo de Rubén Magnano siguió jugando en un bajo nivel y ante la impotencia de no poder romper la movediza zona brasileña comenzó a abusar de los lanzamientos de tres puntos, rubro en el que convirtió sólo tres de los dieciséis tiros ejecutados.

Pese a los errores argentinos, Brasil no pudo sacar ventaja ni manejar el partido por sus constantes errores en la ofensiva y sus escasas ideas.

Una muestra de la pobre actuación argentina es que en el primer tiempo convirtió menos puntos (29) que en el

Toda la potencia del «Manu» Ginóbili, quien apareció cuando la selección argentina más lo necesitaba para soportar la marca de un rival.
cuarto inicial ante Estados Unidos (34).

Después del descanso, Brasil comenzó a sacar provecho del aletargado ataque argentino y con los puntos de Guilherme y Anderson colocó un parcial de 7-0 para ponerse 39-33 por delante.

Pero de ahí en más fue todo de Argentina que con un notable y oportuno cambio de actitud y comandada por un aguerrido Andrés Nocioni puso un parcial de 13-0 para ubicarse 46-39 arriba.

El equipo argentino apretó en defensa y con los puntos y rebotes de Nocioni y Oberto comenzó a sacar diferencias que serían indescontables para Brasil.

Para colmo, cuando los brasileños esbozaron una tibia reacción a fuerzas a triples, apareció Ginóbili en todo su esplendor y con un par de corridas sentenció el partido a favor de Argentina.

Luego, los jugadores y el cuerpo técnico festejaron estar entre los cuatro mejores, junto al cada vez más nutrido grupo de argentinos que se acercaron al RCA Dome de Indianápolis.

Ahora habrá que enfrentar a la Alemania de Dirk Nowitzki, a quien Rubén Wolkowyski anuló el martes último, para asegurarse una medalla.

Sin embargo, los jugadores argentinos quieren seguir «paso a paso» para llegar al domingo a la definición del torneo, porque saben que soñar con el oro no asoma como descabellado. (AR y Télam)

«Todo lo que viene ahora es una yapa»

Emanuel Ginóbili consideró anoche que con la victoria conseguida frente a Brasil, el conjunto nacional «ya cumplió el objetivo» que se había propuesto en el campeonato mundial de Indianápolis.

«Ya cumplimos el objetivo, nos metimos en las semifinales.Lo que viene ahor

a es una yapa, vamos a dejar todo para llegar a la final», comentó el escolta apenas se consumó el triunfo ante los brasileños.

El alero reconoció la merma que sufrió el rendimiento del seleccionado en el juego de hoy, pero destacó que «se ganó bien, aunque el triunfo no fue tan lujoso como otros».

«Hasta ahora todo venía demasiado fácil. Era normal que pasara esto porque Brasil no regala nada y defendió muy duro», agregó.

Ginóbili, autor anoche de 19 puntos (máximo anotador junto a Fabricio Oberto) adelantó que en la semifinal, Alemania será un rival «durísimo» y consideró que la clave será «controlar a Dirk Nowistzki».

«Ahora tenemos un día de descanso que vale oro porque sufrimos un desgaste enorme a lo largo de todo el torneo», concluyó.

Fabricio Oberto, por su parte, subrayó «el sacrificio, la unidad y la solidaridad» como los principales atributos del juego del seleccionado. «Ahora debemos tratar de subir un escalón más y estamos cerca. Creo que el sacrificio, la unidad y la solidaridad del grupo es lo que permite tener un juego sólido como el que venimos demostrando», analizó.

Oberto admitió que tras la victoria sobre los brasileños, previa a la jornada de descanso que gozarán hoy, «el equipo recién podrá disfrutar todo los conseguido hasta ahora». (Télam)

Los germanos sorprendieron a España

La selección alemana pegó un «batacazo». Jugo mejor y venció a España, por 70 a 62, clasificándose para enfrentar mañana al sorprendente Argentina en una de las semifinales del Mundial de Indianápolis.

El alemán Dirk Nowitzki, figura en la NBA en Dallas Mavericks, anotó 20 puntos, capturó ocho rebotes e hizo dos tapas, convirtiéndose en la gran figura del ganador.

Estuvo bien acompañado por el base Marko Pesic, quien aportó 14 tantos, y por el pivote Ademola Okulaja, con 11.

En España sobresalieron el base Juan Carlos Navarro, con 21 puntos, y Paul Gasol, elegido como el novato del año en la NBA por su actuación en Memphis Grizzlies, con 14 tantos y siete rebotes.

Esta es la primera vez que Alemania se clasifica para una semifinal, ya que su mejor actuación en las dos participaciones anteriores fue un duodécimo puesto, en Toronto «94.

El primer cuarto fue parejo y Alemania, con algunos aciertos más que su rival, apenas sacó cinco puntos de ventaja (20 a 15).

El equipo germano fue marcando diferencias en el segundo cuarto, a partir de su mejor juego y más efectividad, para llegar al descanso con una ventaja de nueve puntos (40 a 31), que no era decisivo, pero que le permitía encarar con mayor tranquilidad la parte decisiva del partido.

Sin embargo, el tercer cuarto mostró a dos equipos diferentes. España se despertó y Alemania se durmió.

El equipo español metió un sorprendente parcial de 21-6 y parecía que Alemania no podría recuperarse del total desconcierto en el que estaba sumergido.

El 52 a 46 para los españoles asomaba como decisivo para encarar el cuarto final.

Para completar las sorpresas, en el último parcial Alemania «volvió» a la cancha, logró un parcial de 24 a 10 y se terminó llevando un partido muy difícil ante el candidato en este duelo.

Los alemanes ya se enfrentaron con los argentinos en la primera ronda del Mundial y perdieron por 86 a 77.

Apostillas: ¿Cuál es el verdadero «dream team»?

Antes de comenzar el mundial los souvenirs más buscados por los hinchas argentinos eran los relacionados con el «dream team», pero después del triunfo de su selección ante los profesionales de la NBA, todo el que lleve color albiceleste es detenido en la calle por los fanáticos para intentar comprarle la preciada prenda.

En la esquina del Conseco Fieldhouse un «gaucho» prevenido, se hizo el mes ayer vendiendo pegatinas con las caras de los jugadores y hasta «afiches» del «Equipo de los sueños».

Fama: El alero santafesino Andrés Nocioni se sorprendió cuando, después de su primer partido del Mundial, varios fanáticos locales le pidieron autógrafos y hasta hacerse fotos a su lado.

Nocioni, de 23 años y 2,00 metros, salto a la fama en el básquet estadounidense cuando en el Preolímpico de Puerto Rico 1999 realizó una memorable volcada delante de las narices de las superestrellas Kevin Garnett y Tim Duncan.

Aquella espectacular acción fue repetida hasta el hartazgo por la televisión estadounidense, que la eligió como la jugada de la semana.

Incluso luego de ese partido Nocioni recibió las felicitaciones de Garnett y Duncan, aunque el primero le advirtió que si intentaba hacerlo otra vez le partiría la muñeca.

Rebaja: Cerca de 9.000 boletos aún permanecen sin vender para la final del domingo, por lo que los organizadores decidieron bajar los precios desde 95 a 65 dólares, según anunció ayer Dale Neuburguer, presidente de la Corporación Indiana Sports, que tiene a su cargo la comercialización del Campeonato Mundial. (Télam)


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora