Aseguran que Fidel «está bien y consciente»

Raúl Alarcón, el líder del Congreso, única voz oficial. Su hermana en el exilio dijo que dejó la terapia intensiva.

LA HABANA (Télam/AFP).- El gobierno cubano afirmó ayer que el presidente Fidel Castro está «perfectamente consciente», tras ser operado de una hemorragia intestinal, mientras su hermana en el exilio sostuvo que aunque «estuvo en cuidados intensivos» a causa de su hemorragia intestinal, ahora está convalesciente y fuera de peligro.

En medio del misterio sobre la real condición de salud del líder cubano, EE.UU mantuvo la cautela e hizo un llamado a «no tirarse al agua» tanto en Miami como en Cuba y estimó que todavía no existe una «transición» política en el país.

Tras una compleja intervención quirúrgica intestinal y próximo a cumplir 80 años, el pasado 13 de agosto, Castro traspasó ayer temporalmente todas sus funciones a su hermano Raúl Castro, quien aún no se mostró públicamente.

El presidente del Parlamento cubano, Ricardo Alarcón, anunció en la tarde de ayer que el jefe de Estado cubano está «perfectamente consciente» y «de buen humor, como siempre», después de la operación quirúrgica a la que fue sometido el pasado martes. «Está obligado a tener un período de descanso. Pasó por una intervención quirúrgica complicada», dijo Alarcón, y aclaró que «está muy vivo y muy alerta».

«Hablamos durante una media hora sobre muchas cosas: qué está ocurriendo en el mundo» y «el impacto que tuvo su anuncio» de delegar el poder en su hermano Raúl, afirmó Alarcón. En estos momentos, señaló, «se encuentra en un periodo normal de recuperación después de una cirugía importante» pero «muy vivo y muy alerta, como siempre, muy interesado en lo que pasa a su alrededor y en el mundo».

En tanto, Juanita Castro Ruz, hermana del mandatario cubano y exiliada en Miami desde 1964, dijo en una entrevista a la cadena NBC, que «la última información que recibí es que está fuera de terapia intensiva y que ahora está esperando a ver qué pasa. Pero ya salió de terapia intensiva», dijo Castro. Juanita dijo haber obtenido la información de alguien en Cuba cuya identidad no reveló, y aclaró que sus palabras no deben considerarse una declaración oficial.

La mujer, quien participó junto a sus hermanos en la revolución cubana, rompió con Fidel por diferencias políticas y se radicó en 1964 en Miami, donde tiene una farmacia.

Estos anuncios cayeron como un balde de agua fría en Miami, asiento principal del exilio cubano, que quedó con más preguntas que respuestas por las noticias sobre la salud de Castro, cuando todos lo creían al borde de la muerte y celebraban en la Pequeña Habana.

A la espera de una aparición pública de Raúl, la isla sigue viviendo al ritmo de Fidel, pendientes de la evolución del líder, el único que conocen cuatro generaciones de cubanos.

En tanto, la titular de la opositora Asamblea Para Promover la Sociedad Civil, Marta Beatriz Roque, dijo que «el gobierno hace muy mal en decir que la enfermedad de Fidel Castro es un secreto de Estado porque está creando incertidumbre en la población, y toda sociedad con incertidumbre y crisis es un foco de problemas».

Roque, economista opositora encarcelada en 2003 y liberada un año después por razones de salud, opinó que «Raúl no sale a las cámaras porque el gobierno quiere transmitir que aquí no pasa nada (y) saldrá en un momento determinado». «La oposición tiene que estar más unida que nunca. Porque los mensajes desde el gobierno son que van a tomar las medidas que sean necesarias y ahí podemos estar incluidos nosotros», afirmó Roque.

Por otra parte, miles de personas se congregaron ayer en el céntrico Parque Central de La Habana en un nutrido acto de «reafirmación revolucionaria», convocado por organizaciones sindicales, sociales y políticas.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios