Asesinó a su empleada: sospechaba que le robaba

Fue en Bariloche. El atacante tiene 74 años y la víctima, de 41, murió de dos disparos.

SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- Un hombre de 74 años mató a su empleada doméstica de dos balazos, luego de una breve discusión, y en su defensa adujo que estaba convencido de que la mujer le robaba.

A juicio de quienes lo entrevistaron poco después de la tragedia, el homicida presentaría algunos signos de demencia o al menos inestabilidad emocional, y por esa razón resolvieron que debía ser evaluado por el servicio de Salud Mental del Hospital, donde quedó alojado en forma preventiva por orden del juez Ricardo Calcagno.

El hecho fatal se produjo a las 11:15 de ayer en una vivienda situada en la calle Austria 550, muy cerca de la ruta del Faldeo y del camino de acceso al cerro Otto, donde se domicilia el imputado, y la víctima trabajaba como empleada doméstica bajo el régimen de cama adentro. A esa hora se habría producido la discusión entre el dueño de casa, Oscar Padilla, de 74 años, y Lorena Coria, de 41 años, quien tenía como misión asistir en las tareas cotidianas al victimario y a su esposa.

La discusión concluyó cuando Padilla, retirado de las fuerzas armadas, empuñó un revólver calibre 38 y efectuó varios disparos contra la mujer, acertando con un proyectil en el rostro y otro en el tórax de la víctima, y produciéndole lesiones que le ocasionaron la muerte en forma instantánea. La esposa de Padilla sufrió una crisis de nervios al advertir lo que había sucedido y tuvo que ser retirada de la vivienda por sus familiares.

La policía concurrió al lugar y más tarde llegaron el juez Calcagno y el secretario Mariano Raices, quienes actuaron subrogando al juez Miguel Ángel Gaimaro Pozzi y al secretario Mario Campana, del Juzgado Penal 6, ambos gozando de licencia porque actuaron durante la Feria.

El imputado es padre de dos médicos que se desempeñan en un sanatorio privado de esta ciudad, quienes habrían contratado a la empleada doméstica para que atendiera de manera especial a su padre, quien debía ingerir varios medicamentos por día.

El estado del homicida habría motivado que el juez Calcagno ordenara su internación en el sector de Salud Mental del Hospital Zonal, con custodia policial permanente, al considerar que podría resultar peligroso para terceros o para sí mismo.

El los tribunales locales no se recuerdan antecedentes de homicidios cometidos por mayores de 70 años, aunque en los últimos años dos acusados por abuso sexual agravado, lograron el beneficio de la prisión preventiva domiciliaria por superar esa edad.

Uno de ellos resultó absuelto en un controvertido juicio, y el otro se suicidó antes de que se llevara a cabo el juicio oral en los Tribunales locales.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios