Babasónicos: estética de los
desfachatados

Martín Bonetto retrata a la banda desde 1999. Las imágenes de esta entrevista forman parte de su libro “Babasónicos” y de la muestra “Movimiento Babasónicos”.

Babasónicos es una banda para ver”, dice Martín Bonetto, y sabe de qué está hablando. Su ojo vienen retratando a la banda desde hace 17 años y ese trabajo tiene su correlato en el libro “Babasónicos” y en la muestra “Movimiento Babasónicos”, que puede visitarse hasta el 14 de mayo en La Usina del Arte, en la ciudad de Buenos Aires.

Reportero gráfico de Clarín, antes que fotógrafo de Babasónicos Bonetto fue fan de la banda, a la que sigue desde sus primeros shows a comienzos de los 90. Pero fue a fines de esa década que comenzó a registrar sus estéticas y vestuarios. En diálogo con “Río Negro”, Bonetto desentraña el sentido estético de la banda de Adrián Dárgelos

P- ¿Cómo llegás a fotografiar a Babasónicos?

R- La muestra comienza en 1999 que es cuando yo comienzo a fotografiar a la banda. Las primeras son desde abajo del escenario como cualquier fotógrafo que cubre un show. venía de La Plata y recién en ese año había conseguido acreditaciones para hacer shows grandes. Una noche pudo conocer a Adrián (Dárgelos), me lo presentó la fotógrafa Nora Lezano, quien ya había hecho trabajos con ellos. Con el tiempo, después de hacer muchas fotos de shows y para el diario Clarín, donde trabajo, logré tener un material más íntimo de la banda.

P- Empezás con Babasónicos cuando explotan como banda…

R- La primera parte de la banda la viví como fan, a partir del 99 ya los comienzo a ver con el ojo del fotógrafo y sí, a los dos años sacan “Jessico” y la banda pasa a otra dimensión.

P- ¿Qué viste en Babasónicos antes del gran salto y qué viste después en el vestuario de la banda y de lo que proponía estéticamente?

R- A mi siempre me llamó la atención de ellos fue la escenografía y el planteo cinematográfico que hacen en los shows. En sus primeros años, antes de que yo comenzara a fotografiarlos, ellos se vestían más vintage, los encontrabas en casas de ropa de segunda mano buscando vestuario para sus shows y videos. De eso pasaron a tener diseñadores que les confeccionaban el vestuario. Cuando hacíamos fotos ellos ya venían superlookeados. También pasó con sus videos, que antes los hacían ellos y después comenzaron a trabajar con directores. De todos modos, ellos siempre estuvieron al mando del rumbo estético de la banda tanto en lo visual con su vestuario como en lo audiovisual.

P- ¿Cuál fue el criterio para armar la muestra?

R- La muestra tiene 160 fotos. El criterio tuvo su disparador en el libro que ya habíamos hecho sobre la banda, buscando fotos que no necesitaran un epígrafe, que vos veas una foto y la imagen te diga todo. Esta muestra funciona como presentación del libro y como una extensión del mismo. La muestra también incluye videos. El libro incluye un texto de Marcelo Cohen que funciona como prólogo y que cuenta de manera ficcionada el origen de los Babasónicos.

P- ¿En estos casi 20 años trabajando con ellos les fuiste sacando la ficha sobre hacía dónde irían en cada momento estético?

R- Es una banda que me sorprende siempre, a pesar de que los vengo registrando desde hace tanto tiempo. Ellos son muy reservados sobre qué estética van a mostrar, a pesar de que yo siempre ando por ahí con ellos. Y eso es lo que me sigue gustando de ellos, que no sabés qué van a proponer. Por ejemplo, “Impuesto de fe”, el último trabajo de ellos era todo una incógnita para mi, pero cuando llegué a México a hacer las fotos en una fábrica abandonada y quedó espectacular, igual que el diseño del escenario que se ve en el DVD.

P- ¿Cuál de todas las estéticas te impactó más?

R- Por nostalgia, toda la primera parte de ellos, la que me hizo ser fan y la que me generó el interés de querer hacer algo con ellos, la época de sus dos primeros discos: “Pasto” (1992), “Trance” (1994).

P- ¿Y qué se mantiene de aquella vieja época?

R- Babasónicos se mantiene fiel a su originalidad y de querer estar siempre un paso adelante, no sólo en lo estético sino también en cuanto a cómo reversionar temas, cómo presentar discos. Siguen siendo de vanguardia. Es la primera banda que tiene una muestra de un sólo fotógrafo y un libro sobre eso, tocan en todo el continente. Ellos siempre quisieron hacer eso, despegarse del resto y plantear algo siempre distinto. Y para mi lo siguen haciendo.

P- ¿Ves una relación entre el sonido babasónico y su propuesta estética visual?

R- Esa relación se da en los vivos de la banda. Sobre el escenario es cuando se funden todas las estéticas de Babasónicos. En ese sentido, creo que es una banda para ver.

P- ¿Te interesa trabajar con otras bandas?

R- Me gusta trabajar con Banda de Turistas, por ejemplo. Y de La Plata, con El Mató me gusta trabajar porque no quieren saber nada con hacer fotos y terminan saliendo cosas muy divertidas con ellos

“Sobre el escenario se funden todas las estéticas de Babasónicos. En ese sentido, creo que es una banda para ver”,

afirma el fotógrafo Martín Bonetto.

Datos

“Sobre el escenario se funden todas las estéticas de Babasónicos. En ese sentido, creo que es una banda para ver”,

Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora