Bailar, sin limitaciones

El método de danceability, que busca una danza integrada, ya hizo base en Neuquén.





Cecilia Maletti

MARÍA PÍA MENDIBERRI pmendi@rionegro.com.ar

NEUQUÉN (AN).- “Para vivir no hacen falta las piernas”, dice Mónica Centeno, profesora de danceability. Y parece que para bailar tampoco. “Danceability es un método basado en personas reales. La idea es trabajar con cuerpos reales y que cada uno empiece a descubrir sus movimientos y a trabajar con el otro más allá de la capacidades distintas que uno tiene y que todos tenemos”, explicó a “Río Negro” Mónica Centeno, una de las cuatro profesoras de esta metodología en Argentina. La bailarina y profesora neuquina detalló que danceability es una metodología que se enseña en 37 países y que comenzó en 1987 con la compañía de danza contemporánea de Alito Alessi. En definitiva, es un método de improvisación en danza que permite que personas con y sin discapacidad física se reúnan para la experimentación artística. “Danceability deriva de la danza contemporánea a la que se le suma otra técnica que es la de improvisación, donde se trabaja mucho la sensación de movimiento en el cuerpo”, contó. “¿Cómo empezaste a trabajar con danceability?”, preguntó “Río Negro”. “Yo bailé toda mi vida danza clásica, estudie acá en Neuquén y cuando terminé de estudiar en el colegio, me fui al teatro San Martín a estudiar. Tuve unas lesiones en el cuerpo y tuve que dejar de bailar. Entonces, me dediqué a enseñar lo que sabía”, contó. Y continuó: “Por problemas de lesiones, empecé a investigar otro tipo de danza y a estudiar danza terapia en Buenos Aires, hasta que lo descubrí a Alito (Alessi), que es el creador de esta técnica. Empecé a tomar seminarios con él y cada vez que venía a Argentina yo estaba ahí. Era como un re-descubrimiento de mi cuerpo”. “No hace falta tener una base de danza, hace falta ser consciente del cuerpo de uno, permitirse moverse como uno puede y aceptar las limitaciones”, asegura Mónica. Los proyectos e invitaciones que, hoy tienen Mónica y sus bailarines son muchos. En mayo, participará junto con Juan Nimo en la competencia de la Confederación Internacional de Danza (CIAD) que se llevará a cabo en la capital argentina. Con su obra “Fluir-influir”, los bailarines serán los encargados de abrir el certamen. Esta será la primera vez que se presente un pieza de danza integrada en una competencia internacional de baile. En un principio la idea era que el dúo de danceability compitiera, pero por finalmente la pareja hará el show de inicio: “Nos dieron el ok para presentarnos, pero nos dijeron que no había gente idónea para puntearnos y evaluar si el trabajo estaba bien o mal hecho, porque ellos no estaban capacitados para evaluar un coreografía con personas con discapacidad”. A la vuelta de Buenos Aires, la pareja se presentará, en junio, en “Neudance”, un certamen de danza neuquino. En julio, los bailarines fueron invitados a abrir el Encuentro Nacional de Danza Puerto Madryn. También en julio, participarán, en México, de la inauguración de danceability en Tijuana. Más tarde, en agosto, viajarán a Tucumán. Luego, en septiembre, participarán del certamen “Danzas Río Negro” y finalmente, en diciembre, se presentarán en el Casino Magic de Neuquén, como parte del festival anual del estudio de danza que dirige Mónica Centeno. Con una agenda repleta, mucho esfuerzo y la vista puesta en un futuro sin discriminación, ellos siguen hacia adelante disfrutando de bailar y con un objetivo claro: difundir la danza sin límites.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Bailar, sin limitaciones