Bariloche, firme con la venta callejera

La comuna, Rentas y AFIP realizaron un operativo. Hubo incidentes y un detenido.

SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- El municipio desplegó ayer junto a Rentas y a la AFIP un operativo conjunto de control sobre la calle Onelli para sancionar a los puesteros que comercializan distintos productos sin habilitación alguna. La tarea estuvo a cargo de una docena de inspectores municipales, que contaron con apoyo de la policía provincial. Hubo varias infracciones, decomiso de mercaderías y al menos un vendedor terminó en la comisaría porque intentó resistirse a la fiscalización. Los forcejeos y las discusiones involucraron también en plena vía pública al subsecretario de Hacienda, Leandro Costa Brutten. La venta callejera abunda desde hace tiempo en esta ciudad por la escasa severidad del municipio en la implementación de la norma. Pero esta vez el Ejecutivo ya dio por cumplida la etapa de notificaciones y comenzó a aplicar los decomisos y sanciones. El director de Inspección General, Oscar Cannizzaro, dijo que se les había pedido por nota a los vendedores que “se abstengan de ocupar el espacio público”, y que las infracciones fueron para aquellos que no respetaron la indicación. Dijo que los operativos seguirán en otros puntos de la ciudad, como la calle Mitre, y también en el entorno del Centro Cívico, donde suele haber vendedores de alimentos que trabajan sin ningún permiso comercial. Desde la Cámara de Comercio reclamaron más de una vez que el municipio se ponga firme con los vendedores truchos y le pidieron no sólo que los sancione sino que actúe “en forma preventiva”, es decir que los detecten y los disuadan antes de que instalen su puesto en la vereda. Según Cannizzaro, ayer los inspectores secuestraron en Onelli y Elflein la mercadería de siete puestos, que vendían entre otras cosas ropa, bijouterie y caracoles marinos. También se llevaron una mesa que estaba atada con cadena y candado a un poste, dejada seguramente por un vendedor. En Onelli y 25 de Mayo obligaron a desmontar un puesto de choripán. Cannizzaro explicó que todos los implementos quedaron a resguardo del Tribunal de Faltas, que en adelante podría imponer fuertes multas a los responsables. Según el funcionario consultado, las directivas del Ejecutivo “son precisas” en lo relacionado con la persecución de la venta callejera. Sostuvo que la única salida para los vendedores sería constituir una feria fuera del espacio público. En cuanto a los que comercializan panchos y choripanes, la ordenanza prevé la licitación de espacios previamente delimitados. En el gobierno anterior ya hubo varias licitaciones, pero en la práctica no funcionan por la falta de controles que impidan a otros realizar la misma tarea sin cumplir ningún requisito.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios