Berlín, París y Londres, juntas para poder crecer

Alemania, Francia y Gran Bretaña acordaron trabajar juntas en una iniciativa franco-alemana para el crecimiento económico sin poner en riesgo la disciplina fiscal. Sobre Irak, discutieron.

El tema de Irak supuso el principal elemento externo de la cumbre celebrada en Berlín por los líderes de Alemania, Francia y Gran Bretaña. Sin embargo, la reunión entre Gerhard Schroeder, Jacques Chirac y Tony Blair sirvió más bien para sellar una alianza en otro terreno que podría tener una gran transcendencia para el futuro de la Unión Europea (UE) En la «minicumbre» de poco más de dos horas en la capital alemana, los dirigentes de los tres mayores países de la UE coincidieron en que debe mantenerse sin cambios sustanciales el borrador de Constitución Europea que será debatido a partir de octubre por los jefes de Estado y de gobierno en la Conferencia Intergubernamental (CIG). «Somos de la opinión de que el paquete debe mantenerse y de que no se debe aflojar el borrador. Sin embargo, el que ponga en duda principios básicos debe preocuparse por que el consenso sea posible», afirmó Schroeder.

La adhesión de Londres al punto de vista del «eje» germano-francés podría suponer un duro golpe para países como España que mantienen serios reparos frente algunos puntos del proyecto constitucional elaborado por la Convención, presidida por el ex mandatario francés, Valery Giscard d'Estaing. Madrid lucha por que se respete el reparto de votos acordado en la cumbre de Niza en diciembre de 2000 Sin embargo, Francia y Alemania se oponen a ello al considerarlo un sistema muy complicado y poco transparente y así en el borrador del Constitución que regirá en la UE después de la ampliación a 25 miembros se contempla una reponderación del voto según el número de habitantes.

Esto convertiría a Alemania, con un población de 82 millones, en el país con más votos en el Consejo y la Eurocámara, mientras que España saldría considerablemente peor parada que ahora En los últimos días, Schroeder ha reiterado que no aceptará una Comisión Europea con 25 miembros, uno por país, y aboga por mantener el Ejecutivo de 15 comisarios acordado por la Convención de Giscard Sin embargo, esta postura cuenta con la oposición de Polonia y otros países medianos y pequeños, que exigen estar representados convenientemente en la Comisión y que ahora, después de la reunión de Berlín, aparecen como posibles aliados de España en la CIG. El gobierno de Blair ha dejado entrever recientemente que no tiene nada en contra de las reformas planteadas por el borrador de Constitución siempre que se aclare el tema fiscal.

La «minicumbre» se produjo apenas dos días después de otra reunión mantenida en la capital alemana por Schroeder y Chirac y en vísperas de los encuentros que ambos celebrarán la semana próxima con Bush en Nueva York, al margen de la asamblea general de Naciones Unidas. La entrevista entre Schroeder y Bush es especialmente esperada en vista de que es la primera entre ambos en 18 meses, debido a la fuerte disputa mantenida en torno a Irak No obstante, el canciller alemán aclaró en una entrevista publicada por el diario local «Ruhr Nachrichten» que no piensa ofrecer más ayuda para la estabilización y la reconstrucción de Irak que la ofrecida hasta el momento. Durante mucho tiempo, el jefe de gobierno alemán se opuso a prestar ayuda a la reconstrucción de Irak, si ésta no tenía lugar en el marco de un mandato de la ONU. Sin embargo, en los últimos días, ofreció una contribución limitada a Estados Unidos, tal como ayuda humanitaria y la posibilidad de formar a policías y soldados iraquíes.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios