“Bloques abandonados en el medio de la ruta”

Cuando paso a diario por el abandonado y casi desmantelado peaje de Neuquén-Cipolletti y veo los tremendos pilotes de cemento que protegían a las casillas de cobro y no se retiraron ni se despejó el lugar, no puedo dejar de pensar que un error de cálculo, un toque con otro vehículo, tal vez impericia, o distracción, o ebriedad, lleve tarde o temprano a algún conductor a estrellar su auto contra alguno de estos murallones, sin señalización ni iluminación. No sé ni quiero saber a qué jurisdicción compete la responsabilidad de retirar estos mamotretos, pero sí sé que, en caso de haber siniestros, se empezarán (recién) a buscar culpables, obligaciones contractuales incumplidas, etc., etc., como en otras tragedias que estaban anunciadas, vulgo “cantadas”, y por desidia, comodidad o falta de compromiso fueron desoídas. Pero una vez que suceda va a ser tarde. Nos quejamos por los animales sueltos y callamos como si fuéramos ciegos al pasar entre esa veintena –o más– de bloques abandonados en el medio de una ruta nacional, en flagrante contravención a la ley nacional de Tránsito Nº 24449. Enrique J. Giaccaglia, LE 5.318.115 Neuquén

Enrique J. Giaccaglia LE 5.318.115 Neuquén


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios