Buenos Aires, crónicas gastronómicas

Es una de las capitales gastronómicas más importantes de Latinoamérica. Eso no significa que la identidad de su gastronomía tenga personalidad propia más allá del asado, el bife de chorizo, etc. Cada sitio, cada cocinero y cada equipo de trabajo, con las cuestiones básicas de laburo garantizadas, son los que logran darle sentido de pertenencia a la gastronomía. Recorremos algunos de los sabores de la ciudad de las luces. Por <b>Nico Visne</b>

Buenos Aires, crónicas gastronómicasBuenos Aires es el túnel por el que podemos llegar a conocer ciertos tipos de cocina de muchos lados y a la vez de ninguno.
El invierno es una muy buena estación para sumergirse en la atmósfera porteña y disfrutar de algunos días paseando. Aquí comparto una serie de recomendaciones gastronómicas de la ciudad de las luces.
Fines de Junio.

Sol intenso / principios de invierno / Mediodía / Taxi desde Almagro a Palermo

Plaza Serrano es uno de los sitios por donde me gusta salir a pasear cada vez que voy a Buenos Aires. Sus bolichones donde comer y beber, y sus ferias de diseñadores de ropa lo hace un lugar muy atractivo. Siempre hay que saber buscar y observar. Plaza Serrano sigue con esa moda tontolona de reventarte las tripas con los precios pero, sin embargo, siempre existen hermosas grietas donde algo se revela sin que el estómago ni el bolsillo griten tanto.

HELENA

Nicaragua 4816

Helena es un pequeño local de comida fusión y cafetería. Hermosamente ambientado y con su cocina abierta a los ojos de todos. Luminoso, con pizarras que anuncian las recomendaciones y el plato del día. Tiene 30 cubiertos. Con una panificación realmente memorable y una decoración que es un homenaje al buen gusto. Un bazar moderno, una fiesta de objetos bien colocados en la piel de cemento de las paredes, un hermoso salón de comida y lectura.

Helena es un sitio para desayunar y almorzar al paso, sus sándwiches son increíbles en sus varias versiones y también uno puede consumir platos rústicos si se le antoja.

Yo devoré un sándwich Cazado. Pan de campo, bondiola en cocción lenta, panceta, cebolla, algunas hojas verdes y apuré el bocado con una cerveza roja Otro Mundo.
Su limonada en jarra es famosa, así como su postre Banoffie Pie, de masa, banana y dulce de leche. Mucha bibliografía de cocina para los curiosos lectores en vivo y en directo. Una opción interesantísima de precio y calidad. Teniendo en cuenta que uno está en un barrio donde casi todo cotiza precio turista. Sólo efectivo.





Principios de invierno / Noche agradable / Palermo

EXPERIENCIA FIN DEL MUNDO



Si la elite de la cocina tiene varias esferas, este sitio es una de ellas.

Su ambientación, carta, atención, acústica y la exquisita cocina de Pablo Buzzo, su cocinero ejecutivo, demuestran que es como viajar en primera. El grupo de camareros y la sommelier del salón están muy bien entrenados.

Es un sitio de alta cocina y su cocinero sabe bien representar la identidad patagónica. Buzzo es un incansable juglar a la hora de buscar tipicidades de sus geografías natales. Con una carga patagónica por excelencia, la cocina de experiencia se destaca por la combinación de sabores y la denominación de origen del producto.

El principio arremete degustando aceites de oliva exclusivos del restaurante con una panera inolvidable.

El primer ticket de este viaje comenzó con unos langostinos con maíz crocante, marinados en oliva, una torrina de ave confitada en carpaccio de zucchini, y un profundo paté casero con un chutney de durazno y pan broiche. Esto regado con el blend La Poderosa, uno de los tantos vinos de la casa, Cabernet Franc y Merlot. (Ya hemos hablado sobre este blend en crónicas anteriores)

Los platos principales fueron un Risotto en azafrán con parmesano Una delicia de plato. El punto del arroz es genial, tanto como la calidad del azafrán. También circuló un bife de ciervo neuquino con manzanas ahumadas, hinojo y panceta con reducción de Malbec. Exacto punto de cocción, y muy armónico en la convivencia de texturas y sabores.

Bebimos FIN Merlot, Reserva Pinot Noir y Special Blend 2008 que es el Lennon de los vinos de Fin Del Mundo.La degustación de postres estuvo alineada con toda la muy buena sensación en general. Zócalos de chocolate con frutas secas, helado de maracuyá con arándanos sobre un colchón de frutillas en rodajas y tarta de naranja con almendras tostadas y helado semi amargo del mismo cítrico. Un Nespresso con mucha actitud y una copa de espumante Extra Brut completan este viaje a un restaurante poderoso.





Viernes / Sol / Mediodía / Galerías Pacifico / Subte B Florida y a caminar a Recoleta

MÓN URBAN FOOD



Hacía rato que quería conocer este lugar. Tiene la posibilidad que queda muy a mano para quienes quieran recorrer estas galerías o para quienes quieran comer de manera expeditiva una lista de sabores y texturas muy bien logradas, respetando en muchos casos la identidad de varias partes del mundo.

Compartí la mesa con Adriano Mazzeo, uno de los dueños de Món, muy buen cocinero, asesor gastronómico y columnista de música y cocina en un puñado de medios. Los Viajes de Adriano por varios sitios del mundo y su dedicación durante un extenso período en la capital española, han logrado insertarle a su organismo conocimientos potentes y valiosos de la cocina.

Por Món desfilan cientos de turistas que, además de querer comer sin esperar demasiado, eligen hacerlo con reminiscencia de sus países, o simplemente para descubrir sabores varios del globo y las regiones.

Adriáno combina sabores latinoamericanos con texturas asiáticas y condimentos del viejo mundo, sin salirse del recetario clásico argentino, para que todos puedan ir y venir.

Muy recomendados los tomates mediterráneos con un crocante de albahaca increíble. El Stromboli de pollo al curry rojo es un abrazo fraterno a todo el territorio del paladar, una palmadita de amor, un impulso delicioso a la hora de explicar todo esto.<

En varias opciones el comensal puede elegir un aderezo o side que está incluido en el precio. Algunos fijos, como Papas cuña o Veggie salad, mientras que otros rotan, como la ensalada Coleslaw o los bastones de mandioca fritos con salsa de morrones y cilantro.

Otros side recomendados son la ensalada árabe de cus cus, pepino, cebolla y tomate y las zanahorias glaseadas con manteca y miel.

Todo es un viaje por diferentes destinos. La espinaca a la crema es sutil y sabrosa. El sándwich de Roast Beef macerado en el corazón de la cocina las horas necesarias, tiene un resultado final hermoso.<

Pequeño gran lugar este Món Urban Food. Si vas de shopping o estás por la zona, ni lo dudes.



Viernes / Noche fría y en calma / Colectivo 29 de Palermo a Recoleta


RESTÓ



Todo comenzó en Villa Pehuenia en la fiesta del cocinero patagónico. Alejandro Di Fabio y Pablo Massey, capos cocineros ambos, me presentaron por separado al chef Guido Tassi: un tipo que sorprende con la concepción de determinadas cosas, sobre todo respeto al producto, su origen y su cuidado.

Charlamos una mañana fresca de Abril bajo unas araucarias un domingo soleado en Pehuenia. Nos reencontramos a fines de Junio, en su restaurante del que es dueño y en el que comenzó a trabajar cuando tenía 18 años. Restó cumplió 15, Guido está ahí desde siempre.

Formado en Francia, militante a la hora de fomentar las producciones y economías regionales siempre teniendo como objetivo el cuidado y respeto de los productos que cada territorio ofrece, la cocina de Tassi es una sutileza cargada de sabores afinados y profundos. Tassi ha logrado una cocina propia en tiempos de repeticiones aburridas y mal logradas. Ha sabido sacar lo mejor de cada sitio donde ha estado absorbiendo conocimiento y transmite mucha tranquilidad, en un rubro intenso.

Franco, honesto, cada uno de sus platos lleva su firma. Su salón es un sitio muy armónico y bello. Es un espacio dentro del centro de arquitectos de Buenos Aires de una belleza muy simple en su fisonomía.

Comenzamos con una copa de Trumpeter extra brut. Las bisagras de la gula rechinaron una vez más. Untamos un paté de conejo, que rankeó 1º en mi podio de patés de conejo. Sobran las palabras. Seguimos la línea con un Viognier 2011 de Bodegas Diamandes del valle de Uco, Mendoza. Agradable, parejo, con lo mejor de esta cepa.

La entrada fueron unos langostinos sautées y unas berenjenas chinas asadas, en láminas y puré. Me conmuevo de solo acordarme. El principal fue un garrón de cordero braseado al vino tinto con un puré de papas y coliflor. Reminiscencias de una París húmeda, de calles y puentes que pinta un jazz o la Rayuela de Cortázar. La copa recibía un tinto Colomé 2011, Malbec auténtico. Sin madera, gobernado por las frutas y la levadura. Una exquisitez.<

El postre aparece en escena a partir de una idea de Michel Bras (extraordinario cocinero 3 estrellas Michelin y maestro de Tassi).Es un bizcocho de chocolate que fluye , mal llamado volcán y suma Cacao Criollo, helado de manteca de cacao y dulce de batata. 25 minutos de cocción, un gran y enorme postre, acompañado por un tardío de terrazas 2010. Bien por el mundo Tassi.

La carta es sencilla y está conectada con una identidad europea más que interesante. El salón cuenta con 32 cubiertos. Restó es un oasis de calma en medio de tanto ritmo porteño. La carta de vinos es bastante apropiada y la atención por parte de camareros y sommeliers es un dato que hay que resaltar, sobre todo porque hace varios años que muchos de ellos se desempeñan en el lugar logrando mantener esa identidad que solo el trabajo y el paso del tiempo logran fijar en ese todo invisible que es la satisfacción en definitiva de cada uno de los comensales.

Au Revoir, un excelente sitio.





LE BLÉ

Colegiales / Álvarez Thomas 899 / Tel: 4554-5350

Uno de los templos de las delicatesen. Visité el local de Colegiales, una esquina concurrida y con una atención instantánea. Maestros artesanales del pan son los que trabajan aquí. Croissant, Pain Au Chocolat, Danesa, Torsada, Pan lactal blanco, Pan de Campo, Baguette, Pan Viena, Panes saborizados. Muffins de chocolate y frutos rojos, banana y almendras, chocolate blanco y arándanos. Y un sinfín de tortas como por ejemplo Rogel, Manzana Crumble, Pie de Lima, Cheesecake, Moka, Doble Chocolate, Fudge, Carrot Cake.

Necesitaba un tentempié, una buena merienda para seguir caminando por Buenos Aires. Quería algo salado pero lo dulce tiraba. Me decidí al final por algo sin azúcar. Fui directo a un crepe de jamón y queso, servido en una laja negra con una botella de cerveza de la casa, que no califica como una gran cerveza, pero es digna a la hora de acompañar ese trámite. Manteca en la nariz disparaba este crepe en porción generosa. Este crepe en porción generosa disparaba manteca en la nariz, mientras el jamón y el queso, se abrazaban una vez más en la historia de sus vidas. Buena decisión.

Mucha gente trabajando y una demanda impresionante. El café Le blé es un delicioso exponente de esa infusión y marca registrada del lugar que goza de una arquitectura muy bonita.

Si está repleto el salón, a no preocuparse porque el recambió es bastante ágil.




En vacaciones, de viaje, por trabajo o simplemente por placer, esto es apenas un mosaico de las opciones gastronómicas de Buenos Aires.

Hasta la próxima y a disfrutar.



@nicovisne


+ Info:
Helena: Nicaragua (011) 4833-0256 / Solo efectivo

Experiencia Del Fin del Mundo: Honduras 5673 / (011) 4852-6661 / www.bodegadelfindelmundo.com / con reservas

Món Urban Food: Galerías Pacífico / Local 133 / http://www.monurbanfood.com.ar/

Restó: Montevideo 938 (011) 4816-6711 / solo efectivo / con reservas

Leblé: www.leble.com.ar


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora