Buscan ayudar a familias carenciadas

Una multisectorial analiza proyectos.

VIEDMA (AV).- Una comisión multisectorial reunida en el Concejo Deliberante de Viedma lanzó una serie de ideas destinadas a crear un mercado concentrador con salida minorista para comercializar algunos productos de la canasta básica y también un matadero que permita faenar pequeños volúmenes.

Las iniciativas buscan paliar la situación de familias empobrecidas que no tienen cómo asegurarse el sustento alimenticio diario.

Otro paso que se estudia sería revitalizar el actual predio donde funciona un mercado comunitario, con el propósito de que numerosos desocupados y grupos familiares de ingreso mínimo puedan acceder a alimentos con un costo abaratado.

Llegar a niveles de concreción no será fácil. Durante un encuentro anterior efectuado en ese ámbito, se produjeron una serie de cruces entre asistentes y representantes de la Cámara de Comercio, al alegar que la competencia los podría perjudicar.

Según interpretó el concejal del Partido Socialista Popular (PSP), Juan José Tealdi, -como coordinador del grupo- «se plantearon falsas contradicciones, puesto que existe una gran cantidad de gente que no está comprando ni en los almacenes de barrio y mucho menos en los supermercados».

Agregó que otro punto es que la mayor infraestructura comercial de la ciudad no cubre la totalidad de la población. Insistió en que la intención es establecer un esquema de competencia que «abarate un poco» los alimentos.

Uno de los avances importantes que se habrían producido en estos encuentros es la perspectiva de emplear infraestructura ya existente en la Escuela Secundaria de Formación Agraria de El Juncal, donde mediante habilitación del Senasa, se permite la fabricación de embutidos y otros productos cárneos. A partir de esto, se podrían hacer algunas inversiones -no determinadas aún- como para facilitar la faena de animales, previa autorización del organismo sanitario.

En este marco, desde el Deliberante se impulsará además un convenio con los comerciantes destinado a capacitación para establecer procedimientos sobre compras a bajo precio y hacer más eficiente las administraciones contables, señaló Tealdi.

El grupo de trabajo está integrado por la Cámara de Productores del Valle Inferior, comerciantes, Sociedad Rural de Viedma, juntas vecinales y sindicatos.

El personaje: El «Negro» Ayala asiste a los necesitados

Atrás quedaron los años de plomo que el sufrió en carne propia, como víctima de la represión militar. Desde su lugar en la República de Santa Clara -como denominan los sentimentales a esa popular barriada capitalina-, Héctor «Negro» Ayala siempre buscó que los que menos tienen, tengan un juguete en la mano.

Si bien se lo conoce como un viejo militante del justicialismo primero, y en la actualidad en el Frente Grande, por años tuvo una fuerte ligazón comunitaria por intermedio de la Liga Independiente de Fútbol, como presidente de la Comisión de Corsos y del club Santa Clara. También dejó su impronta en la Junta Vecinal.

En los últimos 22 años fue el creador del muñeco gigante que se quemaba el 31 de diciembre simbolizando la terminación del año y la bienvenida de otro. Impulsó recientemente una colecta de ropa con chicos de la escuela Don Bosco, y el producido se distribuyó entre familias humildes de la escuela del paraje O»cconor y San Javier.

Su mayor responsabilidad pasa en estos días por promover el autosustento para unas 15 familias de desocupados con tareas de granja que se desarrolla en una chacra que le prestaron a la Fundación para el Trabajo Creativo y Participación Solidaria a orillas del río Negro. Contó que la idea «es aportarle algo a la sociedad» y que la gente no sólo tenga allí un lugar de trabajo sino también de recreación.

Un ombú que ya tiene su expediente

Cuando en 1991 fue plantado en calidad de donación, nadie pensó que hoy se transformaría en un dolor de cabeza. En 11 años, el ombú necesitó lugar para seguir creciendo, levantó las veredas del Centro Municipal de Cultura y va por el edificio. Los defensores del arbolito preguntan: «¿Qué hacemos con el edificio?». En el municipio ya se inició un expediente, y si bien no hay decisión tomada, habría una solución bastante costosa. La intención sería construir una protección al edificio con un tabique de hormigón para evitar que las raíces sigan socavando los cimientos.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios