Buscan salida salomónica para el Consejo del PJ

La detención de Carlos Menem lo obligará a abandonar la conducción del peronismo y llevará a los gobernadores de la oposición a buscar una salida consensuada para decidir la conducción. "Menem en su condición de detenido no puede conducir el justicialismo", admitió Eduardo Menem, quien no descartó la posibilidad de que los jefes territoriales promuevan una reunión partidaria para evaluar la situación. Esta semana mandatarios del PJ visitarán a Menem.

El arresto domiciliario obligará al ex presidente Carlos Menem a abandonar temporariamente la conducción del peronismo y llevará a los gobernadores de la principal fuerza de oposición a buscar una salida consensuada que les permita convertirse en los líderes del partido.

«Menem en su condición de detenido no puede conducir el justicialismo», admitió ayer el senador Eduardo Menem, quien no descartó la posibilidad de que los jefes territoriales promuevan una reunión partidaria para zanjar la alternativa.

En tanto, el gobernador de La Pampa y vicepresidente primero del cuerpo partidario anticipó que el casi decisivo encuentro de la cúpula peronista se llevará a cabo «el miércoles por la mañana» en la sede de Matheu 130.

Se confía en que a esa reunión asistirán todos los mandatarios provinciales y los titulares de los bloques de senadores y diputados nacionales, José Luis Gioja y Humberto Roggero, teniendo en cuenta que algunos mandatarios que se mostraban renuentes a participar de ese tipo de encuentros por la presencia de Carlos Menem no tendrán ahora ninguna excusa para no participar.

Al quedar descabezado, por una resolución de un magistrado, el justicialismo se ve ahora forzado a sentarse a debatir cómo se reestructura el cuerpo de conducción del Partido, con la sombra de que el Congreso Nacional peronista tiene como titular al bonaerense Eduardo Duhalde.

Precisamente Duhalde, al igual que la mayoría de los gobernadores, viene machacando desde mucho antes de que Menem cayera en desgracia ante la Justicia con la necesidad de que el timón del PJ sea tomado por los mandatarios y quienes ocupan los máximos cargos en las bancadas del justicialismo en el Congreso.

Para conseguir que en la reunión estén todos los que deben estar se aprovechará que el grueso de los gobernadores llegarán el martes a Buenos Aires para entablar una reunión del Frente Federal Solidario en la Casa de Salta y se descuenta que permanecerán en esta capital para asistir al cónclave en el Consejo, donde también tendrían que estar Carlos Ruckauf, José Manuel De la Sota y Carlos Reutemann.

Eduardo Menem, quien ocupa la secretaría de Relaciones Internacionales del PJ, calculó que, a su hermano Carlos, los integrantes del cuerpo partidario le pedirán «una licencia» por la imposibilidad obligada que tiene de manejar los hilos del peronismo por encontrarse privado de su libertad.

Esa solicitud sería una forma elegante para reemplazarlo ya que de esa forma se brinda el tiempo necesario para que Menem aclare su situación personal ante la justicia y se evita la dureza de admitir que se lo desplazó por estar detenido.

El justicialismo debe resolver cuanto antes el delicado panorama que se planteó a partir de la detención del ex jefe de Estado porque deben establecer como será a partir de ahora la convivencia con el gobierno nacional y definir los tramos finales de una campaña electoral para los comicios de octubre que tiene el condimento de ser el primer test en las urnas del gobierno de Fernando De la Rúa.

El peronismo, más ahora que su máxima figura de los últimos 13 años cumple una detención en el marco de la democracia, buscará de aquí en más no dejar nada al azar para intentar lograr un triunfo en las elecciones para demostrar que es una fuerza que se mantiene vigente pese a las adversidades personales de algunos de sus miembros.

«Preso hasta las elecciones»

Varios mandatarios provinciales expresaron estos días su repudio al arresto de su jefe partidario, entre ellos el gobernador pampeano, Rubén Marín, quien calificó a la detención del ex presidente Carlos Menem como una conjura «antiperonista» que se mantendrá hasta las elecciones porque «es un buen elemento para poder ocultar lo que está pasando en el país».

Marín atacó duramente al gobierno nacional al cual, si bien le reconoció que no habría tenido injerencias en las decisiones del juez Jorge Urso, apuntó contra algunos funcionarios, sin identificarlos.

«Creo que el gobierno nacional es casi prescindente de la acción de gobernar el país y creo que también es algo prescindente en este tema, lo que no implica de que algunos (integrantes del Poder Ejecutivo) operen», acusó.

«Para nosotros -dijo- es historia repetida: todos los presidentes peronistas estuvieron presos. La antinomia peronismo-antiperonismo nunca desapareció del todo y cuando se dan las oportunidades algunos sacan sus odios y rencores».

En declaraciones que publicó hoy el diario La Arena, el gobernador habló de una maniobra «mediática-política», en la cual involucró al diario Clarín, para «tener» a Menem preso «hasta la campaña electoral». Marín confirmó que este martes «todos los gobernadores peronistas» van a visitar a Menem. Con igual discursó se expresaron casi todos los mandatarios menemistas, al igual que los Consejos partidarios provinciales (ver aparte) que se identifican con esta corriente interna. (DyN, infosic)

El PJ rionegrino repudia el arresto

El Consejo Provincial del Partido Justicialista Distrito Río Negro expresó, mediante un comunicado de prensa, su repudio a la detención de Carlos Menem.

El comunicado, sostiene un tono crítico hacia el Juez que entiende en la causa, Jorge Urso y el Fiscal Carlos Stornelli , acusándolos de povocar la condena pública del ex mandatario antes de que se produzca el debido proceso judicial y de mantener una conducta que calificaron de «antiperonista». «El tratamiento público del tema que han efectuado el Sr. Juez y el Sr. Fiscal- afirman-, convertidos en voceros de los medios, ha generado un cliama de condena hacia el gobierno justicalista, ha hecho aflorar el más crudo anti peronismo de otras épocas, buscando quizá la deslegitimación de un gobierno dos veces ratificado por la voluntad popular y poniendo en peligro las instituciones republicanas.

El Consejo Provincial, siguiendo la línea de la estrategia defensiva de Menem, afirma que la causa de armas no es judiciable.

El 60% cree que Menem es culpable

Ocho de cada diez argentinos «están de acuerdo» con la detención del ex presidente Carlos Menem en la causa por la venta ilegal de armas a Ecuador y Croacia, y seis de ellas lo creen culpable del delito que se le imputa, de acuerdo con una encuesta privada difundida ayer.

Sin embargo, casi la mitad de la gente cree que «no existen garantías» para que Menem sea juzgado de manera justa y transparente, mientras que un tercio de los consultados consideró que el desarrollo de la causa es producto de «una persecusión política», tal como sostiene gran parte del entorno menemista.

En cambio, cinco de cada 10 personas consideran que la detención de Menem, es producto del accionar independiente de la Justicia, y confían en que existen garantías para su juzgamiento.

Los datos surgen de una encuesta realizada por el Centro de Estudios de Opinión Pública (CEOP) en Capital y Gran Buenos Aires el mismo día de la detención del ex Presidente, publicada ayer.(Infosic)


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios