Caos en Nueva York por paro de transporte

Actualizado a las 11:50

NUEVA YORK (AFP) – Por primera vez en 25 años, Nueva York se despertó este martes sin transportes públicos a causa de una huelga que hizo que decenas de miles de personas cruzaran a pie el puente de Brooklyn bajo un frío intenso y las principales vías circulatorias sufrieran fuertes atascos. Los representantes de los trabajadores rechazaron poco antes de medianoche el último convenio ofrecido por la Autoridad Metropolitana de Transporte (MTA), y votaron ir a la huelga, en un abierto desafío de la ley del estado de Nueva York que prohíbe a los funcionarios adoptar este tipo de medida.

La huelga amenaza con afectar a los más de siete millones de usuarios diarios, que, de acuerdo con el plan de emergencia decretado por las autoridades, sólo podrán recurrir al coche para entrar en Manhattan si son más de cuatro por vehículo. Los que no pudieron encontrar taxis, que estaban autorizados a cargar hasta a cuatro pasajeros independientes, se lanzaron a caminar o recurrieron a la bicicleta y los patines en una mañana gélida con temperaturas de 6º centígrados bajo cero.

El alcalde Michael Bloomberg pasó la noche en el centro de emergencia instalado por las autoridades en Brooklyn y por la mañana se lanzó a cruzar andando el puente del mismo nombre que une este barrio a Manhattan, tal y como hizo su antecesor Edward Koch en 1980 en las mismas circunstancias. Bloomberg calificó la huelga de «ilegal» y «moralmente censurable» en un comunicado y apeló a la paciencia y el coraje de los ciudadanos.

«Necesitaremos ser pacientes, considerados y flexibles. No podemos dejar que los inconvenientes, por grandes que sean, detengan nuestra economía, cierren nuestras escuelas o pongan en peligro nuestra seguridad pública», afirmó el alcalde. Bloomberg dijo que pediría a un juez que tome las acciones apropiadas. «Vamos a buscar mostrar que el TWU está en desacato (…) y pediremos a la corte imponer severas multas al sindicato y sus miembros», destacó. Roger Toussaint, presidente del capítulo neoyorquino del Sindicato de Trabajadores del Transporte (TWU, en inglés), anunció la huelga en una conferencia de prensa a las 3 de la madrugada en la que pidió comprensión a los afectados.

«Neoyorquinos, esto es una lucha por saber si el trabajo duro será premiado con una jubilación decente. Esta es una lucha contra la erosión, o la eventual eliminación de la cobertura sanitaria de los trabajadores de Nueva York. Es una lucha por la dignidad y el respeto en el trabajo», manifestó. Las negociaciones entre el fuerte sindicato de 33.700 trabajadores y la autoridad citadina de transporte llegaron al punto de la ruptura en varias ocasiones, mientras ambas partes trataban de evitar una huelga que costará a la ciudad 400 millones de dólares diarios. Las negociaciones sobre salario, pensiones y seguros de salud enfrentan un enorme obstáculo en la insistencia de la autoridad de transportes de Nueva York de que la edad de retiro se incremente de 55 en los contratos actuales a 62 años.

Las autoridades municipales han estimado que la huelga total de transportes costará entre 400 y 600 millones de dólares diarios a la ciudad, una cifra que incluye los impuestos no recaudados, las horas extras de los policías (unos 10 millones por día) y la pérdida de ventas en plena temporada navideña. La última vez que los transportes públicos de Nueva York vivieron una huelga fue en 1980. El paro duró 11 días, costó a los sectores privado y público alrededor de 1. 000 millones de dólares y llevó a Ed Koch, alcalde en aquel momento, a comparar el caos creado con el que vivió Londres durante los bombardeos alemanes de la Segunda Guerra Mundial.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios