Cartas: Pericia y coraje





La pandemia actual, además de sus efectos en la salud, ha originado respuestas semejantes a las de principios del siglo XX, buscando la solución al problema social que representa en las ciencias médicas, cuando hoy tal vez podríamos considerar la contención y solución del problema, de naturaleza interdisciplinaria.

Observando cómo se transmite el virus, antes de que se transforme en un problema médico en una persona afectada, es un problema del ámbito de la Física: sucintamente estos virus podemos considerarlos un grupo de partículas ultrafinas, rodeando el entorno de una persona por la combinación del movimiento browniano en el flujo de fluidos que origina la respiración.

Desde este brevísimo análisis del problema, la estabilidad de la transmisión del virus ente dos personas, su estructura básica de pandemia es la tríada: (problema médico) más (problema físico) más (problema médico).

La solución a largo plazo es atacar cómo se está haciendo el problema médico, la búsqueda de una vacuna.

Pero el problema físico, cuya resolución rompe la tríada, se resuelve físicamente: todo flujo de fluidos se interrumpe con una barrera física, un objeto: una “máscara facial transparente ajustada al rostro”.

¿Cómo es posible que un virus que lo matamos con agua y jabón permitimos que ingrese por nuestra boca, nariz y ojos y se transforme en un problema médico terrible?

Creo que los comités de expertos que asesoran a los mandatarios necesitan más físicos e ingenieros.

La cuarentena es la única solución a corto plazo, pero la batalla es larga, tenemos que usar máscaras que cubran todo el rostro. Ya.

Caso contrario en breve nos cubriremos con una bolsa de cadáveres.

Necesitamos pericia, determinación y coraje. Hemos asistido casi penosamente al encolumnamiento de nuestros especialistas detrás de recomendaciones extranjeras primero en contra y luego a favor de los barbijos, nos merecemos un poco más que eso, tenemos que honrar la ciencia nacional y continuar desarrollando una solución a nuestra medida.

Fulvio Tesei Uller

DNI 17.681.955

QUILMES


Comentarios


Cartas: Pericia y coraje