Corrupción, impunidad y demagogia

Enrique Omar Driussi, DNI 12.638.127
Neuquén

El domingo pasado, Massa obtuvo un tercio del total de votos. Resulta incomprensible esa conducta electoral, luego de conocer los casos de corrupción de Insaurralde y ‘Chocolate’ Rigau en la provincia de Buenos Aires, dominada por el delito y la malversación de los fondos públicos.

¿Cómo hicieron? Además de infundir miedo amenazando con la quita de subsidios, Massa presionó financieramente a algunos intendentes. Regalaron cocinas, heladeras y colchones a cambio de votos. Kicillof también compró y adoctrinó la voluntad de estudiantes secundarios y empleados públicos.

Incluso sorprende que Massa haya ganado en el Chaco de Capitanich y Emerenciano Sena, caracterizado por el clientelismo y el delito.

La demagogia se ve demostrada en la falsa ‘unidad’ llamada por Massa. Sabe que no tiene mayoría en el Congreso, y necesita la cuota de poder que ambiciona. Además, quiere que la mochila de responsabilidad la lleven otros.

Los países de Europa han calificado al candidato a presidente Massa, como el ministro ‘catastrófico’.

Es necesario que la oposición junto a Milei, acuerden políticas públicas en materia de educación, salud y seguridad, reduciendo la estructura del Estado y con sistemas de control independientes del poder político.

No se puede ser neutral. Necesitamos una Argentina con instituciones libres de corruptos, de impunidad y demagogia.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios