Chos Malal ante un verano con escasa agua potable

El temor es a raíz de las escasas precipitaciones níveas y la falta de ampliación de la planta potabilizadora. La situación se agrava por el aumento de usuarios. Aconsejan un uso racional.

CHOS MALAL (ACHM)- La sequía que afecta a la región y la inexistencia de la obra de ampliación de los módulos existentes en la planta potabilizadora, hacen peligrar el normal abastecimiento de agua potable para la época estival en Chos Malal. Los vecinos deberán adoptar todos los recaudos para evitar quedarse sin el suministro del vital elemento si el Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS) se ve obligado a sectorizar el servicio.

Se avisoran importantes inconvenientes con el abastecimiento de agua potable a los 3.386 usuarios de Chos Malal para la próxima temporada estival.

Dos son los problemas que actualmente tiene el EPAS, organismo encargado de la prestación del servicio.

Uno de ellos tiene que ver con la sequía como producto de la falta de precipitaciones níveas en la cordillera.

Problemas similares se vivieron en 1999, cuando la repartición se vio obligada a restringir el suministro de agua potable mediante un sistema de «sectorización» para posibilitar que toda la comunidad pudiera contar con el agua en sus domicilios.

En esa oportunidad se extraían del río Curi Leuvú que es de donde se abastece la planta 300 litros por segundo, de los cuales se consumían alrededor de 120 por segundo, pero se le extraía al curso de agua «la tercera parte del caudal del mismo», indicaron funcionarios del EPAS.

Actualmente a la escasez del caudal y el panorama brindado desde Evaluación de Recursos SA (EVARSA)-que dan cuenta de los problemas que se pueden presentar en el verano-se suma el notable incremento que ha sufrido la población desde que se puso en funcionamiento la planta potabilizadora en 1994 y ante lo cual se hace necesaria la construcción de un módulo faltante.

En este aspecto, Ricardo Millán, encargado de la repartición, hizo hincapié en la necesidad de construir un módulo que en el plan director estaba programado para el 2000-2001, que era cuando se estimaba que la población llegaría a los 12 mil habitantes.

La obra no se construyó por los problemas financieros de los últimos tiempos y máxime si se tiene en cuenta que no se aumentaron las tarifas pero se triplicaron los costos de insumos tales como cloro, sulfatos, combusti

bles, respuestos y otros.

Actualmente Chos Malal tiene un sólo módulo y un 10 por ciento más de usuarios de los que habían en el 2000, lo que equivalen a unos 250 más.

El mismo ya está proyectado y se estima que podrá ejecutarse a corto plazo, dado que se trata de un módulo espejo, igual que el existente y que posibilitará aumentar la capacidad de producción de agua potable. Su inversión sería superior al millón de pesos. Además de los costos que demandará la obra es importante tener en cuenta que hay dos usuarios que tienen una abultada deuda con el EPAS. Son la municipalidad, que adeuda unos 150 mil pesos, y una cifra similar el Consejo Provincial de Educación. La sequía y la falta de esta obra hace que peligre el abastecimiento de agua potable, por eso es fundamental que los vecinos adopten ciertas medidas para evitar quedar desabastecidos Por ejemplo, contar con el tanque de reserva domiciliaria, dado que al sectorizarse el servicio por 2 ó 3 horas, contarán igual con agua en sus hogares.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios