Cinematográfica persecución tras un robo en Roca

Dos delincuentes asaltaron a una empresa. Escaparon en un auto, pero se quedaron sin nafta. Robaron otro y al quedar encerrados, chocaron. Cuando intentaron huir a pie, uno de ellos fue capturado.

ROCA (AR).- Una espectacular persecución, en la que dos delincuentes cambiaron de vehículo y sufrieron un accidente, se produjo ayer después del mediodía en Roca, luego de un robo a mano armada.

Incluso, dos chiquitos entraron en pánico, al ver que los malvivientes bajaban violentamente a su padre y a ellos del auto.

Uno de los delincuentes, que no sería de la región, fue atrapado luego de intentar escapar a la carrera tras el choque. Su cómplice no pudo ser capturado.

Alrededor de las 13.10 de ayer, dos personas llegaron a la empresa Cartón Side, ubicada en Kennedy 1.864, donde se estaban pagando las quincenas. Sacaron armas de fuego, redujeron a quince personas, y se alzaron con 2.300 pesos en efectivo y tres celulares.

Cuando estaban por abandonar el lugar, se produjo un forcejeo con un empleado que entraba a la oficina y se percató de lo que estaba ocurriendo. Sin embargo, los delincuentes zafaron, se subieron a un Fiat Regatta patente VNK 305 y emprendieron la fuga.

Sin embargo, a poco de andar y llegar a la calle Gadano, el Fiat Regatta se quedó sin combustible.

En ese lugar, se encontraba Gabriel Giayetto (30 años), con sus hijos de tres y diez años en el interior de su Peugeot 205, a punto de salir.

«Dame el auto», alcanzó a escuchar mientras le ponían un arma de fuego en la cabeza. El joven no se resistió, mientras los delincuentes bajaban a la hija de tres años violentamente, en tanto que el otro chiquito lo hacía por sus propios medios.

«Los chicos se asustaron mucho. El más grande corrió a ver a su hermana y lloraban sin parar», dijo Giayetto, mientras veía que su auto se iba en poder de los sujetos.

Los delincuentes tomaron por la calle Gadano hacia el oeste. Sin embargo, no sabían que la policía estaba alertada y que los perseguía una camioneta particular. Allí viajaban un empleado de la firma asaltada y dos policías que había levantado en el camino.

En un momento, y casi al llegar a la avenida San Juan, el conductor de la camioneta logró ponerse a la par del Peugeot, y le cerró la marcha.

El rodado menor pegó con violencia contra un cordón. Primero se reventó una cubierta delantera, luego se partió el carter, y luego se destrozó la otra cubierta delantera.

Los delincuentes siguieron la marcha a gran velocidad, aunque con el vehículo un tanto descontrolado. Fue así que detrás de una estación de servicios EG3, impactaron contra una herrería.

Apenas chocaron, llegó la camioneta, mientras se acercaban los patrulleros.

Los delincuentes empezaron a correr. Uno de ellos tomó en dirección oeste, paralelo al canal principal de riego.

El otro lo hizo hacia el sur, aunque su escape terminó en la calle Tucumán, en pleno barrio Bagliani, cuando fue detenido.

El apresado fue identificado como Carlos Altamirano, de 59 años.

En su poder se secuestró un revólver calibre 38, los 2.300 pesos que habían sido robados, al igual que los tres teléfonos celulares. Anoche, se mantenía el operativo policial para tratar de dar con el prófugo, aunque no se tenían muchos datos de su fisonomía y de su identidad.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora