Clausuraron el tren histórico a vapor en Bariloche

La empresa que realizaba la pintoresca excursión fue cerrada en forma definitiva por no haber cumplido, pese a reiteradas intimaciones, los trámites para obtener habilitación comercial.



SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- El municipio clausuró en forma definitiva las instalaciones de la empresa Trenes Especiales Argentinos – TEA, que en esta ciudad administra el “Tren Histórico a Vapor”, por “falta de habilitación comercial”.

La empresa comenzó a operar en junio de 2001 sin haber completado los trámites municipales y continuó trabajando en esa condición hasta el viernes pasado, pese a las reiteradas intimaciones y las sucesivas prórrogas otorgadas por el municipio para que regularizara su situación. La medida, sustentada en una sentencia del Tribunal de Faltas, fue el corolario de una larga actuación administrativa que incluyó una multa de 200 pesos abonada por la empresa en los primeros meses de funcionamiento.

En setiembre pasado se libró la notificación de clausura y se otorgó la última prorroga que venció el martes 22 de octubre, tras lo cual los inspectores municipales procedieron al cierre del local comercial ubicado en la estación de trenes de la ciudad. Ayer fue imposible conocer la posición de la empresa, cuyo apoderado, Emilio Franchi, se encuentra fuera de la ciudad y su teléfono comercial está “inhabilitado para recibir llamados”.

La decisión municipal encontró al “Tren Histórico a Vapor” inactivo -producto de la baja temporada turística- y las oficinas comerciales casi desiertas, pero tomó por sorpresa a varios sectores de la comunidad en función de la fuerte inversión que demandó la puesta en funcionamiento de la formación.

La llegada del tren histórico generó gran expectativa entre los funcionarios locales y provinciales que lo definieron como “un producto turístico de exportación”. En su jornada inaugural, en febrero de 2001, el emprendimiento fue anunciado por el presidente de SEFEPA, German Jalabert, como “la primera etapa de un proyecto a futuro que conjugará la instalación del museo ferroviario en Ingeniero Jacobacci y la puesta en marcha nuevamente de la trochita”.

Su clausura se suma al drástico deterioro de la oferta lacustre, que amenaza con dejar el lago vacío, y la cada vez más endeble situación de las concesiones de servicios en el cerro Catedral. El secretario Turismo, Hugo Cejas, reconoció que “desde el punto de vista turístico genera preocupación la pérdida de excursiones que renovaban la oferta recreativa de la ciudad”. El principal atractivo del emprendimiento es la centenaria formación, hoy parada en la estación ferrovial, que cuenta con dos “joyas” de época: la locomotora a vapor escocesa construida en 1912 y dos vagones de primera clase fabricados en 1910 con madera de cedro y caoba, y con asientos tapizados en pana. Completan el convoy un coche camarote y dos vagones clase turista de principios del siglo pasado. El 13 de julio del año pasado tuvo un accidentado debut durante el primer viaje que unió Bariloche con la estación “Los Juncos” en el paraje Perito Moreno.


Comentarios


Clausuraron el tren histórico a vapor en Bariloche