Colombia: optimismo por la reanudación del diálogo

La mayoría de los sectores sociales colombianos mostró ayer alivio por el acuerdo entre el presidente Andrés Pastrana y el principal grupo rebelde para reanudar el proceso de paz. Sin embargo, también pidieron que los aspectos firmados se traduzcan en hechos concretos, como el fin de los secuestros de civiles, una tregua y el respeto por los derechos humanos.

Bogotá (Télam-SNI).- El acuerdo alcanzado el ayer entre el presidente colombiano, Andrés Pastrana, y el líder de la guerrilla de las FARC, Manuel Marulanda “Tirofijo”, para reanudar las negociaciones de paz fue recibido con satisfacción por diversos sectores sociales de Colombia.

En una de sus primeras medidas, el presidente prorrogó hasta el 9 de octubre la zona “desmilitarizada”.

Los voceros de distintos partidos políticos, al igual que los de la iglesia, empresarios, sindicatos y organizaciones no gubernamentales, coincidieron en valorar la reactivación del proceso de paz gracias a la decisión de Pastrana de acudir a entrevistarse con Marulanda, al tiempo que pidieron avances concretos en las negociaciones.

Pastrana y Marulanda lograron “descongelar” el proceso de negociaciones iniciado en octubre de 1998 y que las FARC suspendieron unilateralmente el 14 de noviembre pasado .

“Este acuerdo puede ser, o un acuerdo de buenas intenciones, o la gran oportunidad para el comienzo de un verdadero proceso de negociación”, señaló la ex candidata presidencial independiente Noemí Sanín, quien llamó a las FARC, para que “esta no sea una nueva frustración para Colombia”.

Sanín señaló que se debe aprovechar la oportunidad para que la zona de 42.000 kilómetros cuadrados que ocupan las FARC al sur del país, “deje de ser un burladero de la autoridad y el sitio para llevar a los secuestrados y entrenarse para la guerra”.

Por su parte el jefe del opositor Partido Liberal, el ex candidato presidencial Horacio Serpa, quien venía quejándose por la falta de resultados de las tratativas tras dos años de iniciadas, declaró estar “muy contento” por el acuerdo.Serpa destacó el hecho de que en el documento suscrito por Pastrana y Marulanda, “por primera vez se menciona la posibilidad del desescalamiento del conflicto, exista un asomo de presencia internacional (en el proceso) y se vaya hablar de cese del fuego”.

Otro dirigente liberal, Alvaro Uribe, el más duro crítico al proceso de paz del gobierno conservador de Pastrana con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y que aspira a la candidatura de su partido para las presidenciales de 2002, “valoró el esfuerzo” del mandatario que permitió descongelar el diálogo, pero llamó al “cese de hostilidades” por parte de los rebeldes.

“No se puede seguir sacrificando la vida y la libertad de los colombianos”, dijo.

El presidente de la poderosa Asociación Nacional de Industriales (ANDI), Luis Carlos Villegas, destacó el hecho de que el acuerdo obligue al gobierno y las FARC a mantenerse en la mesa de negociación, y que “abra las puertas del proceso a la comunidad internacional”.

Villegas confió, tras reconocer la “audacia” de Pastrana y “la voluntad” de Marulanda, en que el proceso ahora sí empiece a dar “resultados tangibles”.

El presidente de la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco), Sabas Pretel, no consideró como un hecho destacado la reactivación de los diálogos, porque según dijo, esa fue una estrategia de las FARC para lograr mantener la zona que ocupan, y se quejó de que el acuerdo no hubiera comprometido a los rebeldes a cesar al menos los secuestros de civiles.

Piden respaldo al plan de Pastrana

Parlamentarios de la Democracia Cristiana pidieron ayer al gobierno chileno y a sus pares de América Latina involucrarse con mayor fuerza en el Plan Colombia, diseñado para superar el problema que ha creado el narcotráfico en ese país.

“Llamamos a los gobiernos a sumir un papel como veedores del proceso de paz en forma permanente, con un aporte no sólo de ideas o respaldo sino en la implementación de políticas que permitan solucionar la situación que vive el pueblo colombiano”, expresó el senador Jorge Pizarro.

El Plan Colombia ha sido impulsado por el presidente Andrés Pastrana para financiar la lucha antidroga, el desarrollo alternativo y el fortalecimiento institucional, con un costo de 7.500 millones de dólares y aun porte de EE.UU de 1.200 millones. (EFE)


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios