Cómo detectar el problema

CENTENARIO (ACE).- Ante la sospecha de padecer celiaquía se puede hacer un análisis de sangre, o una biopsia del intestino, que es el órgano que deja de ejercer sus funciones por la falta de vellosidad interna. “Cuando uno es celíaco las reacciones son inmediatas ante la comida con gluten: un pedacito de torta nos puede derivar en vómitos y diarreas”, destacó Mariana Torres al tiempo que advirtió que debido a que hay personas que hace muchos años que están haciendo su dieta, tienen algún recupero de vellosidad intestinal y entonces no le provoca fuertemente la descompostura “pero el intestino se daña igual en cuanto consume el gluten”. Lo importante de la difusión “es conocer de qué estamos hablando. No puede ser que todavía existan médicos que digan que los celíacos se curan: no es así, sólo vivimos una vida normal si respetamos no comer gluten”. Hay celíacos que son “asintomáticos”, no se descomponen, sin embargo, padecen el problema y lo evidencian en otros trastornos. Mariana ejemplificó que las afecciones colaterales más conocidas son la caída del cabello, las manchas en la piel, anemias o problemas de quebraduras o de osteoporosis a tan corta edad como la adolescencia; porque el intestino no absorbe los nutrientes y entonces el cuerpo no retiene ni el hierro ni el calcio, entre otros. “Un adolescente que tenía bajo peso y estatura; desde que comenzó a comer sin gluten, creció seis centímetros en cuatro meses”, contó.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora