Cómo hacer una fuente de agua en casa

Con un poco de imaginación, y algunos elementos a mano se puede armar en casa una de estas piezas decorativas. Todo lo que hay que reunir antes de poner manos a la obra y lograr el objetivo de tener ese pequeño objeto, que embellece y relaja.

Una fuente de agua es una pieza decorativa muy vistosa, por pequeña que sea. Hay de diferentes tamaños porque se utilizan como pieza ornamental tanto para adornar el jardín, un espacio verde interno, la sala de estar o simplemente la entrada de casa.

Según algunas culturas, el agua en movimiento mantiene la armonía espiritual y la energía activa de personas que la habitan o visitan. Lo cierto es que, sin dudas, escuchar el sonido del agua correr es muy relajante e inspirador.

En esta ocasión, te enseñamos como hacer una fuente de forma sencilla. Solo es cuestión de dejar volar la imaginación y seguro saldrá un diseño único y muy bello. Como todo lo que se emprende, es necesario primero asegurarse de tener todos los materiales, al menos los básicos. Luego, a medida que se va armando el diseño, se van agregando lo que falta.

Materiales y manos a la obra…

* Un cúter, herramienta cortante

.* Una maceta grande o recipiente con profundidad preferentemente de cerámica

* Un trozo de rejilla del tamaño de la boca del recipiente elegido.

* Masilla epoxy para trabajos de plomería

* Una bomba sumergible pequeña (la mayoría de las bombas vienen con la manguera incluida. En caso de no traer se puede comprar en ferreterías)

* Una manguera flexible que se ajuste a la bomba transparente del largo acorde a la altura de caída del agua. Generalmente no suele pasar los 40 0 50 cm.

* Piedras de diferentes tamaños, y otros materiales decorativos que quieras incluir* Pegamento transparente.

* Pinceles, pinturas (pueden ser las que se utilizan para pintar en lienzos) En caso de utilizar pinturas, se necesitará una mano de barniz protector.

Es importante usar guantes de los comunes que se venden en las farmacias para cuidar las manos, y deben ser ajustados para favorecer la manipulación de las piezas pequeñas.

Una vez que se organiza la mesa de trabajo, hay que trabajar la pieza fundamental que será luego la fuente en sí.

En el caso de haber elegido una maceta de cerámica la cosa será sencilla. Solo es  cuestión de gusto y animarse a decorarla.

A la vasija o maceta se le puede pegar piedritas muy pequeñas y dará un toque muy natural, también se pueden intercalas piedras de distintos tamaños; todas pegadas alrededor, una al lado de la otra sin dejar espacios. Es un trabajo muy entretenido y bueno para los ansiosos.

Una vez que estén todas las piedras pegadas se le dará una mano de pintura y en este punto me detengo porque depende de cada gusto en particular: el color, o solo un toque de brillo.

Posteriormente, se procederá a cortar la rejilla del tamaño de la boca del recipiente. Si bien este paso es optativo, es muy lindo porque de esta manera se resguarda la bomba que quedará en el fondo de la base. Es importante encajar esta rejilla unos 7 a 10 cm. hacia abajo para que no queden todas las piedras arriba y pueda rebalsar el agua.

Esta rejilla actuará como tapa es decir que se pueda retirar para controlar el buen funcionamiento de la bomba que se mantendrá abajo. La bomba posee dos entradas con cuatro patas ventosas de agarre. Una entrada donde va el cable, que se enchufará para generar el movimiento. Este cable, una vez colocado y luego de comprobar el buen funcionamiento,  se puede adherir a una de las paredes del recipiente que cuidadosamente saldrá por arriba para llegar al enchufe.

La otra es la salida del agua a través de la manguera.

Adaptada a esta entrada de la bomba y al otro extremo de la manguera será la que destine en llevar el agua donde querramos, según el diseño. Si elegimos que el agua brote como un manantial desde el medio de las piedras, entonces colocaremos la manguera de manera casi recta y la sostendremos con el resto de piedras o adornos elegidos depende la decoración y diseño, sino se puede llevar desde un costado.

Lo importante es que quede oculta para que sea más natural la vista. De esta manera, y tras ponerle el agua,  ya está lista.

En cuanto al agregado de plantas se aconseja que no sean muchas para no ensuciar el agua y estropear el funcionamiento de la bomba. Las recomendables son algunas acuáticas, suculentas o cualquiera que se enraícen en agua.


Un poco de historia

El origen de las fuentes es de la Edad Antigua. En el siglo IV a. C se dan los primeros usos. Pero su comienzo es en la Edad Media, con la cultura islámica que incluye fuentes en el interior de palacios, jardines, patios y mezquitas. Para la cultura árabe, el agua es un recurso esencial por su efecto purificador.

El asunto es que antiguamente el agua brotaba y procedía de fuentes naturales situadas en zonas montañosas. La finalidad esencial era trasladar el agua a las ciudades depurándolas de impurezas (piscina limaría) mediante acueductos. Después el agua iba a un redistribuidor, donde salían todas las tuberías que canalizaban el agua a las distintas partes de la ciudad mediante tres niveles de suministros e del agua a las fuentes públicas, el de agua a edificios públicos y el de agua a fuentes decorativas.

La historia de las fuentes tiene su momento clave en Europa,  durante el Renacimiento. Los artistas y constructores no buscaban la funcionalidad de las fuentes, sino que alcanzaran la perfección estética características de todas las construcciones del momento. Así las fuentes se convirtieron en elementos de alto valor paisajístico. Uno de los ejemplos más representativos de este periodo es la famosa Fontana di Trevi de Roma.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora