Como no le arrancó el auto, lo prendió fuego… pero con él adentro

RINCÓN DE LOS SAUCES (ARS).- Un hombre identificado como Luis Valenzuela, de 54 años, sufrió graves quemaduras ayer por la tarde, cuando su vehículo explotó al mejor estilo cinematográfico, a pocos metros de una estación de servicio.

El vehículo, un Ford Falcon color blanco, quedó todo quemado en su interior y su conductor mostraba importantes lesiones en diferentes partes de su cuerpo.

Según la primera actuación médica en el hospital local, Valenzuela tenía los brazos y su rostro afectado con quemaduras de tercer grado y podría tener comprometida las vías respiratorias.

Por la tarde, se dispuso el traslado del la víctima a un centro de mayor complejidad.

El hecho tiene connotaciones que serán tema de investigación para la policía, por el comportamiento de ésta persona previo al incidente.

Según relató la policía, el conductor llegó a la estación de servicio poco después de las 17 y cargó combustible, al momento de intentar encender el vehículo, el motor del Falcon no respondió y por más de que lo intentó varias veces, el auto no arrancó.

Seguidamente y según el relato de los testigos, el hombre empujó el auto a pocos metros de los surtidores de naftas y se bajó para comprar un bidón de combustible de aproximadamente cinco litros. Luego se metió dentro de su vehículo, cerró todos los vidrios y a los pocos segundos el habitáculo explotó.

La policía y personal de tránsito de la municipalidad que prestó colaboración en el lugar, aseguraron que el conductor manifestaba que le iba a prender fuego a su auto, pero en la jerga de quienes luchan a diario con un vehículo que no enciende, el lema «le voy a prender fuego» es hasta una frase casi obligada, por lo que nadie le dio importancia hasta que ocurrió lo peor.

La policía y personal de tránsito de la municipalidad que prestó colaboración en el lugar, aseguraron que luego de la explosión, el conductor no quería ser retirado de su asiento, a pesar de estar gravemente quemado en varios lugares de su cuerpo. Los bomberos y personal médico, de igual modo sacaron al hombre quien les decía que lo dejen dentro del habitáculo para morir allí.

Más tarde se supo que una de las puertas del Falcon no abría desde adentro, pero la carátula de la causa no era firme hasta ayer.

Por otra parte, la proximidad del incidente con los surtidores de combustible, podría haber comprometido el escenario de manera trágica.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios