Cómo vive en el ex-Maruchito

ROCA (AR).- Carina Polanco está alojada en una pieza-celda en la antigua cárcel de menores de Roca. Admite que sufre una adicción a la cocaína y que por sus antecedentes perdió la guarda de sus hijos, todos menores. La mujer, de 32 años, recibió a “Río Negro” y dijo que tomó lavandina como forma de protesta. Asegura que para controlar la abstinencia debe recibir un tratamiento con Alplax, pero no se lo suministran con regularidad. Tampoco son regulares los encuentros con el psicólogo del hospital. Según afirma, sus familiares directos no le llevan mercadería ni elementos de higiene personal. Tampoco a su marido, que está preso en el Penal 2. Por eso vende empanadas o cose almohadones con otras internas, los venden y compran provisiones para ellas y sus parejas. “Pero la mitad de la mercadería después la tengo que tirar porque cuando la voy a abrir está llena de cucarachas”, relata. Los bichos viven en la única alacena que tiene la pieza y salen apenas Polanco abre la puerta del mueble. También están en el piso, por eso -a falta de un ropero- todas sus prendas están sobre una precaria mesa. El mobiliario se completa con una cama, un banquito de madera y un radiograbador. Tiene, por último, un baño sin puerta, con un inodoro, un pequeño lavatorio y una ducha precaria.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora