Con Café Aurelio, Allen pone en valor su historia



#

ALLEN (AA).- Después de dos años de intenso y apasionado trabajo el comerciante local Lorenzo Brevi finalizó la restauración de uno de los edificios con más historia en la ciudad: la antigua casa de Don Bentata. Transformado en un café histórico será, por sus características, único en la región. A partir hoy el “Café Aurelio”, denominado así en homenaje al padre de Brevi, abrirá sus puertas el público. Fue prácticamente un testigo privilegiado de la fundación del pueblo. De estilo inconfundible y fachada vestida de ladrillos a la vista, el edificio enclavado en la esquina de la Avenida Libertad y Alem, comenzó a resurgir de las ruinas cuando en el 2010 un vecino de Allen decidió junto a su familia comprarlo y salvarlo de la piqueta del progreso. No fue casualidad que el comprador haya sido Lorenzo Brevi, un hombre que desde siempre ha luchado por la conservación del patrimonio local y que lleva a su ciudad en el corazón. Originalmente el edificio fue la casa de la familia Torruella, pero también llevó el nombre de “Casa Aragón” cuando era un comercio de ramos generales. En la actualidad todos identifican al lugar como la casa de “Don José Bentata”, ese inmigrante proveniente de una colonia francesa que durante décadas vendió allí diarios, revistas y artículos de librería, entre otros productos, y que se supo ganarse en cariño de los pobladores. El histórico edificio, que es todo un emblema en la arquitectura de la comuna, luce hoy íntegramente restaurado. Lorenzo Brevi dirigió esa cuidadosa restauración que no dejó detalle librado al azar y que aprovechó al máximo todo aquello que formaba parte de la estructura original. Carpinteros, albañiles de la ciudad y demás personas que realizan diferentes oficios, fueron verdaderos artesanos en el proceso de recuperación del sitio. “Mi primer objetivo y el de mi familia era el de rescatar esta equina histórica de Allen. El haberla puesto en valor significó lograr esa meta y luego surgió la idea de impulsar el café histórico porque notaba que la gente quería seguir participando ya que muchos tienen un sentido de pertenencia muy grande sobre este lugar. En función de lo que pedía la gente es que armamos este espacio con un esfuerzo extra, tratando de resguardar los valores de estas paredes que encierran miles de historias”, contó ayer Lorenzo en diálogo con “Río Negro”, café de por medio en una charla impregnada de nostalgias.

Lorenzo Brevi: “El objetivo es preservar valores de nuestra ciudad, por su sentido de pertenencia”.

Diego von Sprecher

Abre a las 20 en Libertad y Alem


Comentarios


Con Café Aurelio, Allen pone en valor su historia